Escucha esta nota aquí

Gary Rodríguez, gerente del Instituto Boliviano del Comercio Exterior (IBCE), dijo que a raíz del fallo de la CIJ negativo para el país es necesario revertir la situación y mirar hacia alternativas a corto y mediano plazo para garantizar el comercio exterior y dejar de depender de puertos chilenos.  

De acuerdo con el IBCE, el comercio exterior de Bolivia es dependiente de puertos chilenos, toda vez que el 75% de la carga boliviana que sale a ultramar lo hacen por puertos chilenos, esto equivale a 3.8 millones de toneladas anuales.

"A corto plazo tenemos las posibilidades de activar los tres puertos de la cabecera de la hidrovía Paraná-Paraguay que ya funcionan para sacar la carga boliviana. Puerto Aguirre, Puerto Gravetal y Puerto Jennifer, pero hay que añadir otra aspiración de la construcción de Puerto Busch, que permitirá la salida soberana de la carga boliviana al océano Atlántico", dijo Rodríguez.

Agregó que el comercio de Bolivia no puede seguir dependiendo de la buena voluntad de los trabajadores aduaneros, de los sindicatos de trabajadores chilenos que deciden interrumpir el normal tráfico de la carga afectando a las exportaciones nacionales.

"Según un informe de Cainco, en la gestión 2013-2017, significó un daño para los operadores nacionales de más de $us 300 millones por los más de 60 paros que se registraron en puertos chilenos", acotó.