Escucha esta nota aquí

El recluso Sergio Mauricio Prudencio Labastida salió de la cárcel de Palmasola el martes 3 de julio beneficiado con un mandamiento de libertad falso presentado por el oficial de diligencias Richard Vaca Córdova (23), el mismo que antes de ser aprehendido en flagrancia por la Policía, pretendía liberar de la misma forma a otros dos internos, identificados como Jonilson Silva de Lima (brasileño) y Exson Zapata Segovia.

La captura flagrante de Richard Vaca en Palmasola derivó en su detención preventiva dictada ayer en una audiencia cautelar por el juez César Castro, quien en el mismo acto dispuso la libertad irrestricta de los también funcionarios judiciales Ramber Gómez Claros (encargado de la Central de Notificaciones del Tribunal Departamental de Justicia) y Óscar Alonso Rivero Salazar (recepcionista de documentos), aprehendidos el miércoles por la Felcc bajo sospecha de estar implicados en la irregularidad.

La fiscal Mariela Toledo aseguró que Gómez y Rivero no tienen participación en el hecho denunciado. “Se ha hecho una investigación muy minuciosa por parte del Ministerio Público y la Policía. Asimismo, se ha evidenciado que las firmas insertadas en el mandamiento falso han sido falsificadas, por lo que tenemos los suficientes indicios de que ellos no tienen participación en el hecho. Por lo tanto, han sido puestos en libertad por el juez”, indicó Toledo.

En cambio, al oficial de diligencias la fiscal imputó los delitos de falsedad material e ideológica y uso de instrumento falsificado, cuya pena privativa de libertad es de uno a seis años. Empero, en este caso la condena aumenta de dos a ocho años por su condición de funcionario público, lo cual es una agravante.

Abogados, en la mira

Richard Vaca, abogado de profesión, guardó silencio ante la fiscal, pero en la audiencia ante el juez hizo uso de su defensa material señalando que una abogada le entregó los tres mandamientos falseados, que él gestionó en la oficina de la gobernación de Palmasola.

“Richard no declaró lamentablemente ante la fiscal por un mal asesoramiento y ahora está yendo detenido a Palmasola, pero hay mucho que investigar. En la revisión de las cámaras se ve a una abogada que le entrega los mandamientos a mi cliente. Hay más personas implicadas; pronto se sabrá”, dijo la abogada Mirtha Dolly Ortiz.

La Fiscalía pidió la detención del oficial de diligencia para evitar que estando libre pudiera influir sobre los otros partícipes de la trama delictiva.

Por ahora están en la mira Fabián Rojas Fernández (exfuncionario de diligencias) y los abogados Gaddy Keila Lazo de la Vega y Franz Menacho, quienes serían abogados de Jonilson Silva de Lima, Sergio Mauricio Prudencio Labastida y Exson Zapata Segovia, procesados por distintos delitos en diferentes juzgados de la ciudad.

Jonilson guarda detención preventiva por los delitos de estafa y manipulación informática al caer preso en diciembre del año pasado junto con una mujer brasileña al ser descubiertos pagando por comprar en comercios con tarjetas clonadas de débito y de crédito.

Exson Zapata Segovia, por su parte, guarda reclusión por el delito de asesinato desde 2014, cuando la Policía lo detuvo por ser el autor material de la muerte del ciudadano beniano Jaime Abaroma, el 15 de julio de ese año en una zona del Urubó.

Zapata y Abaroma eran sicarios al servicio de un sujeto relacionado con el negocio de las drogas. Abaroma lo presionaba para que le pagara un dinero por la eliminación de un sudafricano y el deudor, al parecer, cansado de la intransigencia del beniano, supuestamente lo mandó matar con Zapata.

Prudencio Labastida se encontraba detenido desde el año pasado por el delito de lesiones graves y gravísimas, aunque se desconoce contra quién.

La fiscal Toledo indicó que Richard Vaca cobró $us 500 por su gestión ilegal, aunque no explicó si dicha cifra valió para los tres mandamiento falsos o si recibió el dinero por cada uno.

Algarabía de los acólitos masistas por  la liberación

Partidarios del MAS y familiares estuvieron ayer pendientes de la audiencia cautelar de Ramber Gómez Claros (encargado de la Central de Notificaciones) y de Óscar Alonso Rivero Salazar (recepcionista de documentos).

Al cabo de la audiencia en la que ambos fueron liberados por el juez César Castro, estalló el júbilo con vítores de tinte político en favor sobre todo de Gómez, para quien instaban a la prensa a ‘limpiar’ su nombre denostado en las redes sociales como funcionario judicial corrupto.

“Fuimos víctimas, los mandamientos no ingresaron a la Central de Notificaciones, que se haga público, ya que mellaron nuestra dignidad”, dijo Rivero.

AL MARGEN DE LA LEY

Orden de captura
La Policía inició las pesquisas para dar con el paradero de Sergio Mauricio Prudencio Labastida, quien salió de Palmasola con un mandamiento de libertad falsificado.

Funcionario y militante
Henry Cabrera, presidente de la Brigada Parlamentaria Cruceña, dijo que a Ramber Gómez, funcionario judicial y militante del MAS, le falsificaron la firma y el sello. Criticó el hecho de que en las redes sociales se hubiera manchado la imagen del funcionario del Poder Judicial.