Escucha esta nota aquí

Lamentos, quejas y hasta lágrimas de impotencia es lo que se observa en los servicios de Emergencias de los hospitales públicos y de la seguridad social, donde la espera de los pacientes para ser atendidos es larga debido a la sobresaturación de las salas, que sienten los efectos del cierre de las consultas externas desde hace 27 días. 

La situación en los nosocomios tiende a agravarse con el paro de 48 horas que cumplirán desde hoy los trabajadores de salud, más aún cuando han anunciado que hasta los camilleros dejarán de trabajar para hacer fuerza común en rechazo al artículo 205 del Código del Sistema Penal que afecta al sector salud.

En el hospital Francés, varios pacientes soportaban ayer, de pie, su dolor, mientras hacían fila para pagar la ficha que permite acceder al servicio de Emergencias. Solo los más graves ingresaban de forma inmediata a las salas, donde hay pacientes hasta en los pasillos. 
Allí se encontraba Guadalupe Sumoya con dolores de parto. Visiblemente adolorida y con los pies hinchados aguardaba en la fila, como el resto de los enfermos. 

La joven dijo que llegó cerca de las 7:00, pero  hasta las 9:00 no había conseguido que la atiendan. “Cómo es que esto es Emergencias. Ya no aguanto, los dolores son muy fuertes y no me meten (al servicio). Dicen que tengo que comprar ficha y recién han empezado a atender”, se quejó la mujer y contó que estuvo yendo desde el sábado a dicho hospital, buscando que la internen para dar a luz, pero que allí le decían que retorne.

Cecilio Andrade tuvo suerte de que su hermana Gertrudis, que llegó con fuertes dolores de bajo vientre, sea atendida de forma rápida. Sin embargo, antes pasó por el centro de salud Los Olivos, de donde fue transferida al Francés.

A Beatriz López tampoco le fue bien en estos días de paro. Lloró al contar que estuvo esperando dos horas en el Francés, con fiebre y malestar general, sin conseguir atención médica.

En el San Juan de Dios también había varios pacientes y familiares aguardando en las afueras de Emergencias.

Paro de trabajadores 

El ejecutivo de la Federación Departamental de Trabajadores de Salud, Roberth Hurtado, confirmó que desde hoy  el sector acatará un paro, de 48 horas, convocado por la  Confederación Sindical de Trabajadores de la Salud.

Hurtado dijo que hasta los camilleros dejarán de trabajar para exigir que sean excluidos del nuevo código. “No queremos ir presos.  Todos acatarán la medida, hasta los camilleros”, dijo Hurtado, aclarando que el personal  de Emergencias trabajará de forma normal.

Tags