Escucha esta nota aquí


La ONG Amnistía Internacional (AI) criticó hoy los "graves problemas de seguridad pública", la "violencia policial" que enfrenta Río de Janeiro y la "respuesta insuficiente de las autoridades" a cien días del inicio de los
Juegos Olímpicos.

"Pese a la promesa de legado de una ciudad segura para ser sede
de los Juegos Olímpicos, las muertes recurrentes de operaciones
policiales han crecido
progresivamente en los últimos años en Río",
subrayó el director ejecutivo de la organización en Brasil, Atila
Roque, en un comunicado de prensa.

Al menos once personas han fallecido a manos de agentes este mes
en la capital carioca y en 2015 se contabilizaron otras 307
víctimas, según AI.

Sin embargo, apuntó Roque, "hasta el momento, la mayoría e los
homicidios cometidos por la policía no fue ni siquiera investigada,
la reglamentación de armas menos letales y el entrenamiento de los
agentes no fueron implementados
y las autoridades todavía tratan a
manifestantes como enemigos públicos".

Por eso, recalcó, "es preocupante ver que homicidios recurrentes
de intervenciones policiales continúan aconteciendo
diariamente en
Río y en otras ciudades brasileñas mientras las respuestas de las
autoridades continúan siendo insuficientes".

La ONG reconoció que "no es posible relacionar directamente el
aumento de los homicidios cometidos por policías con los
preparativos para los Juegos Olímpicos", pero señaló que la
estrategia de "disparar primero y preguntar después" está
demostrando un "uso innecesario y excesivo de la fuerza" policial.

"Las estadísticas revelan un claro padrón de violencia e
impunidad que coloca en jaque a las instituciones responsables de la
seguridad pública", afirmó Roque, quien también censuró que la
mayoría de víctimas sean "jóvenes, negros, habitantes de favelas
y
de la periferia".

Por otro lado, la ONG cargó contra la represión de las protestas
pacíficas
, que concluyen a menudo con "personas gravemente heridas
por balas de goma, bombas de efecto moral e incluso armas de fuego
usadas por las fuerzas policiales".

Un escenario que, en opinión de Roque, refleja que "las
autoridades han fallado no solo en investigar
y llevar estos
crímenes a la justicia, sino también en optar por reforzar la
represión a las manifestaciones pacíficas".

No obstante, AI reconoció que "todavía hay tiempo en los próximos
cien días para que las autoridades y el comité organizador de los
Juegos Olímpicos aseguren que ninguna operación policial viole los
derechos humanos
", antes de que Río acoja el próximo agosto la
máxima competición deportiva del mundo.

Ministro asegura el "éxito"

Por su parte, el ministro de Deportes de Brasil, Ricardo Leyser, aseguró que los Juegos Olímpicos serán un éxito sea cual sea el destino de la presidenta Dilma Rousseff, que está a punto de ser apartada de su cargo para ser procesada.

El terremoto político que sacude al país no ha afectado directamente la organización de los Juegos, y poco importa quién esté en el poder cuando se encienda la llama olímpica en el mítico estadio Maracaná de Rio de Janeiro el 5 de agosto, sostuvo Leyser en una entrevista con la AFP.

"Desde el punto de vista de la preparación de los Juegos la crisis no afecta en nada porque realmente nuestro plan de planificación y ejecución fue muy bueno (...). No necesitamos tomar ninguna decisión estratégica, no hay impacto significativo, lo que me permite tener tranquilidad", subrayó Leyser.