Escucha esta nota aquí

Los gobiernos de Bolivia y Uruguay firmaron ayer un memorándum de entendimiento que pretende identificar las facilidades y condiciones de construcción de un puerto denominado ‘de aguas profundas’, que puede facilitar el tránsito de mercadería de exportación de producción boliviana.
Según los expertos navales de Bolivia, el Puerto de Aguas Profundas (PAP) es un concepto para aquellos puertos de características especiales por el calado que puede albergar en sus aguas, quiere decir mínimamente 10 metros de profundidad para que el barco pueda sumergirse.

Como es un puerto de esa magnitud, tiene que poseer capacidades excepcionales, infraestructura portuaria amplia, servicios diversificados y personal especializado en el manejo y administración del mismo, refieren los especialistas.

Los beneficiarios
Según estos expertos, las características de enclaustramiento que tiene el país hacen que busque salidas o puertos de exportación para los productos del agro cruceño, minerales y, en el futuro, urea, entre otros.

La explicación refiere que el tránsito debería realizarse a través de la hidrovía Paraguay-Paraná por medio de convoyes de barcazas fluviales (tres metros de calado), y para efectuar el trasbordo de estas embarcaciones a buques de ultramar que tienen una capacidad de 10 a 12 metros de calado, necesariamente se tiene que contar con un PAP, mejor aún si es en las condiciones que ofrece Uruguay.

De acuerdo con la explicación, los costos para el uso de este tipo de puertos son altísimos por la infraestructura y el equipamiento, por tanto, afirmaron que son innegables los beneficios que traerá para los exportadores e importadores bolivianos, desde y hacia los mercados asiático, europeos y, también, estadounidenses.

Ilo
Los expertos navales explicaron que la diferencia con el puerto de Ilo, en Perú, no es sustancial porque ambos pueden tener un puerto con las mismas características, es decir, para albergar buques de ultramar, la diferencia es el acceso.

En el caso de Uruguay será por vía fluvial, necesariamente; en cambio, a Ilo el acceso es por vía terrestre.
Los navales consideran que la inversión para desarrollar un puerto de aguas profundas es incalculable, porque el lugar donde se piensa edificar el puerto no cuenta con servicios, equipamiento, infraestructura ni, lo más importante, personal capacitado para operar este sistema portuario.

“Estamos muy contentos, felices y valoramos la solidaridad del pueblo uruguayo con Bolivia para que podamos contar con una salida al océano Atlántico por Uruguay. Este es el primer paso para trabajar conjuntamente en lo que será el principal punto de salida de Bolivia hacia el océano Atlántico”, dijo el presidente Morales luego de la firma y en la conferencia de prensa junto con su homólogo uruguayo, José Mujica