Escucha esta nota aquí

Aumentaron a 44 los casos de personas que fueron contagiadas con el virus que causa la enfermedad del chikunguña, que prácticamente se ha esparcido por todos los distritos de la ciudad, por lo que se pide a los dueños de casa no dejar vasijas o llantas con agua, aunque se ha descubierto que el mosquito Aedes aegypti, que es el transmisor del mal al igual que el del dengue, sobrevive también en aguas servidas o charcos contaminados.

Pese a la campaña de las autoridades municipales, que no han dejado de fumigar para eliminar los criaderos del mosquito en los barrios donde se han descubierto los primeros casos, tanto en la Villa Primero de Mayo como en la Pampa de la Isla, la enfermedad continúa apareciendo.

Sin embargo, los médicos aclaran que el paciente contagiado con la enfermedad no precisa ser hospitalizado, como con el dengue, pues no es mortal, pero sí causa fuertes dolores en las articulaciones, por lo que es preciso ver un médico para no automedicarse.

“Estamos en época lluviosa y por ello aumenta la cantidad de mosquitos transmisores del virus del chikunguña, el viernes se han reportado dos nuevos casos, lo que eleva a 44 los enfermos. Como los contagiados se mueven de una zona a otra, ahora también están presentes en el centro de la ciudad”, indicó Óscar Urenda, secretario departamental de Salud.

La autoridad también pidió a los vecinos que no se descuiden en el aseo de sus cunetas y con el cortado del pasto porque en ellos se crían los zancudos. “Esto se ha convertido en un tema de responsabilidad ciudadana y todos debemos cooperar”, pero pido a la Alcaldía que declare alerta naranja para destinar más recursos, en especial para alzar las llantas regadas por toda la urbe, acotó Urenda.

Temor de los vecinos
En el barrio Los Chacos doña Eloísa Paco tiene miedo de ser contagiada con el chikunguña porque su calle no es pavimentada, hay una cuneta con agua estancada y al lado un lote de engorde con el pasto grande.

“Al anochecer comienzan a salir los mosquitos, que no dejan tranquilo a nadie, por ello pido a la comuna que no se descuide y envíe gente a fumigar porque no queremos estar enfermos, ya que en años anteriores hubo casos de dengue”, manifestó la vecina, que es de la tercera edad.
Asimismo, en el barrio Rancho Nuevo, entre la avenida Virgen de Luján y el canal Cotoca final que bordea el Parque Industrial, un grupo de niños jugaba entre la maleza, el agua sucia y la basura.

“De este barrio nadie se acuerda y lo peor es que hay muchos niños que pueden enfermarse de dengue o de chikunguña”, anotó Sandy Martínez, una ama de casa.

Fumigación
Los funcionarios del Departamento de Enfermedades Tropicales de la Alcaldía son 40, los cuales han tenido mucho trabajo esta semana porque se han dedicado a fumigar los barrios donde se han detectado casos de chikunguña.

De 7:00 a 15:00 se destruyeron criaderos en las viviendas y desde las 17:00 salieron en camionetas con máquinas fumigadoras con los insecticidas sinotrina e icom.

“Desde el jueves empezamos a dar charlas sobre la enfermedad y los cuidados en seis colegios de los distritos 6 y 7, además entregamos folletos y volantes a los vecinos”, dijo Luz Cinthia Terrazas, de Enfermedades Tropicales