Escucha esta nota aquí

En estudio realizado por las universidades de Harvard y Massachusetts se descubrió que factores ambientales junto con el gen de la obesidad (FTO) están asociados con el índice de masa corporal.

Respecto a sus investigaciones, lo especialistas descubrieron una fecha clave: 1942, los nacidos antes de ese año no tuvieron relación alguna entre la variante genética del gen FTO y la obesidad. Sin embargo, las personas nacidas en años posteriores sí tuvieron relación.

La base de datos utilizada fue de Flamingham Heart Study, en ella pudieron observar esta compatibilidad.

"La variable aumentaba significativamente a medida que el año de nacimiento de los participantes era mayor", explica James Rosenquist Niels, autor principal del informe del Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos.

El medio ambiente juega un papel muy importante en la expresión de los genes, un hecho que se puede ver incluso entre hermanos nacidos durante diferentes años, implica que los factores ambientales tales como las ‘modas’ de los productos alimenticios y la actividad laboral pueden afectar las características genéticas, asegura Rosenquist.

“Nuestros resultados subrayan la importancia de la interpretación de los estudios genéticos y dejan abierta la posibilidad de que nuevos factores de riesgo genético puedan aparecer en el futuro debido a las diferentes respuestas genéticas impulsadas por nuestro entorno en constante cambio, agregó el autor.