Escucha esta nota aquí

“(Los jugadores) han tenido que vender sus calzados para darles plata a sus hijos”, así el técnico de Real Potosí, Sergio Apaza, reveló a Radio Kollasuyo de la Villa Imperial la difícil situación que viven sus dirigidos. El plantel no cobra desde hace cuatro meses. Actualmente mantienen el paro debido a la desatención de la dirigencia del presidente Calixto Santos.

El plantel lila no entrenó la mañana del martes y se espera que en las próximas horas la dirigencia pueda efectivizar el pago del mes de mayo, prometido la pasada semana. Apaza está decido a entrenar, inclusive por la noche, para armar el equipo que busque el triunfo ante Oriente Petrolero, el jueves (18:15) en el estadio Víctor Agustín Ugarte.

Una pobreza ‘franciscana’ es la que viven los lilas que están complicados en lo económico y en lo deportivo, inclusive el cuerpo técnico ha detectado problemas en la alimentación de los futbolistas.

Más del 50% de nuestros jugadores les falta peso, tengo terror de que se acalambren o que se desgarren”, apuntó.

“No es solo lo que pasa en la televisión. La gente debe entender que tenemos que darles vitaminas, ingerir la mínima cantidad de proteínas, carbohidratos de carbono, de grasa de glucosa y no tienen en su organismo eso”, agregó Apaza, con voz entrecortada por la situación de sus dirigidos.

Para el cuerpo técnico, Real Potosí mejoró en su producción futbolística. Una muestra fue el resultado ante el líder, Royal Pari, donde estuvieron cerca de complicarlos pese a perder con un cerrado 2-1 en Santa Cruz.

“Les hago un monumento a los jugadores por lo que están atravesando”, mencionó Apaza que sostuvo que se mantendrá en el cargo pese a la difícil situación.

El cuerpo técnico compró por su cuenta ponchillos de entrenamientos para que el plantel pueda ocupar a su retorno a los entrenamientos.