Escucha esta nota aquí

Luego de perder casi 300 kilos en dos años, Juan Pedro Franco (32), el joven mexicano que llegó a pesar casi 590 kilos, por lo que fue considerado el hombre más obeso del mundo, se sometió a una nueva cirugía en el estómago para colocarle una banda gástrica, con lo que pretende, en seis meses, llegar a bajar a 150 kilos, según informó su médico, José Antonio Castañeda.

La cirugía, de acuerdo con el especialista, duró apenas 10 minutos y no tuvo mayores complicaciones, por lo que Juan Pedro en las próximas horas estaría siendo dado de alta para luego viajar hasta Aguascalientes, su ciudad natal, a pasar las fiestas de fin de año con su familia y comenzar a planificar su nueva vida, aunque deberá volver a Guadalajara periódicamente para continuar con el tratamiento.

En 2017 el joven se puso en manos de Castañeda, quien lo sometió a una dieta mediterránea que hace énfasis en las verduras y en las frutas para luego hacerle dos operaciones: una de manga gástrica y la otra de bypass gástrico, tratamiento con el que ha logrado, hasta ahora, una disminución del 49% de su peso inicial.

“Sin embargo, aún requiere tratamiento para agilizar su pérdida de peso y el control de sus comorbilidades”, indicó en un comunicado Gastric Bypass México, un grupo médico especializado en el tratamiento de la obesidad con sede en Guadalajara, Jalisco.

Dispositivo en el estómago

La banda gástrica, explica Castañeda, es una cirugía de tipo restrictiva, que consiste en la colocación de un dispositivo alrededor del estómago que ayuda a restringir la cantidad de alimentos que ingresan a él.

“No queremos decir que Juan Pedro no sigue su tratamiento nutricional, pero consideramos que esta herramienta puede ayudarlo mucho más a perder peso en los próximos meses”, agregó.

Recordó que, pese a la pérdida de peso, el paciente, con 304 kilos de peso, se mantiene en la clasificación de una persona con obesidad mórbida, con un Índice de Masa Corporal (IMC) de 88.

El procedimiento no se contempló antes porque no se puede realizar en pacientes con el nivel de exceso de peso que tenía Franco. Se espera que con la banda gástrica pierda 150 kilogramos más y mejore la condición de su edema (hinchazón debido a la acumulación de líquido) de extremidades inferiores, porque representa un peso importante.

“En tórax y extremidades inferiores tiene mucho edema aún”, remarcó el especialista.

Gracias a las dos cirugías anteriores, este joven que había permanecido en cama sin poder pararse durante siete años ahora puede caminar, practicar ejercicios diariamente, desplazarse por su casa y bañarse sin la ayuda de su madre.

Además ha reducido las dosis de medicamentos que tomaba para la diabetes y la hipertensión, y ha abandonado el tanque de oxígeno que lo ayudaba a respirar.

Al pie de la letra

Castañeda señaló que es la primera vez en la historia de la humanidad que una persona pierde tanto peso, casi 300 kilos en casi dos años, y puede seguir con el proceso, por lo que considera que el tratamiento ha sido exitoso, pero sin dejar de desmerecer que el joven ha puesto mucho de su parte para lograrlo.

Indicó que Juan Pedro sigue al pie de la letra todas las instrucciones que le dan los médicos y las pone en práctica con rigurosidad, además que hace ejercicios a diario, lo que le ha ayudado a fortalecer tanto sus miembros superiores como los inferiores.