Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales le arrancó al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, el reconocimiento de la “buena imagen” de su Gobierno y que lo califique de “adalid de la equidad social”, después de que el diplomático lo había cuestionado insistentemente por su afán de postularse en 2019, pese a la consulta del 21-F.

Pese a la sorpresa, para la oposición, los dichos del secretario general de la OEA no tocan la posibilidad legal de frenar la repostulación de Morales a través de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El MAS llevó agua a su molino. “(Almagro) lo que opina es que Evo es el adalid de la equidad social, que lo valora mucho y que la gestión de gobierno ha dejado a Bolivia como un país con excelente estabilidad política y económica”, dijo la diputada Valeria Silva.

Al respecto, el jefe de UN salió a minimizar los elogios para Evo Morales de parte del diplomático uruguayo en el que la oposición puso expectativas para frenar la candidatura a la reelección. “Evo ha hecho cosas importantes, como los bonos y la lucha del mar. Y Almagro seguro piensa en eso. Pero, a la vez, Evo se ha emborrachado de poder y no respeta la ley ni el voto del pueblo. Y ante eso la gente está molesta. La gente ya no quiere a ese Evo que no respeta el voto”, comentó el precandidato Samuel Doria Medina.

A su turno, el senador Óscar Ortiz salió en defensa de Almagro, recordó que el secretario general de la OEA se ha reunido antes con el ministro de Justicia, Héctor Arce, y luego ha seguido cuestionando a la administración de Morales.