Doble seguridad antes de ingresar y con música en las dos entradas que mimetizaban lo que pasaba adentro, así fue el prólogo del Road to Ultra, el mayor evento de música electrónica de este año en Bolivia.

Alrededor de diez mil personas no dejaron que el frío y la lluvia sean una excusa, se pusieron sus atuendos más coloridos: máscaras, orejas, pelucas y mucha fluorescencia.

Algunos se dieron cita desde las 17:00 en el estadio Tahuichi Aguilera. Passol, Andy Somosa, Orlando y Partz Cult hicieron de teloneros de Kryoman, GTA, Paul Vandyk, Fedde Legrand y Afrojack, DJ ranqueados entre los top charts del mundo y que llegaron a Santa Cruz demostrando que en Bolivia el público amante de este género está más vigente que nunca.

El show

Un escenario superior a lo que normalmente se ve, con por lo menos una veintena de pantallas led gigantes con visuales muy llamativos y diseñados de forma creativa combinaron con las potentes luces debajo del gigantesco logo de este festival, que inició en Miami (EEUU) en 1999, y que ahora está presente en más de 10 países.

Llamaradas y humo salían del piso, cintas de colores caían del techo y cuando la fiesta se encontraba en su cúspide, fuegos artificiales se apoderaban del cielo, mientras que en la pista hombres y mujeres se subían en los hombros de otros, hacían flamear banderas de varios países y no dejaban de aplaudir al ritmo de los ‘beats".

Los animadores invitaban al público a gritar y hacer ruido con cada DJ. Se sintieron los ánimos creciendo con Fedde Legrand, quien firmó todo lo que se le lanzó al escenario y lo devolvió. Al igual que Afrojack, levantó la bandera Boliviana y agradeció a Santa Cruz por dejarlo ser parte de tan buena fiesta.

El evento terminó a las 3:00, con un espectacular show de pirotecnia. Sin duda, la noche difícilmente quedará en el olvido.

Por mejorar
?

No faltaron los malos ciudadanos que aprovecharon el momento para robar, provocando peleas y dejando heridos. También hubo quienes no se acordaron de los baños y usaron la curva sur con ese fin