Escucha esta nota aquí

Hillary Clinton, candidata a la Casa Blanca y favorita para hacerse de la investidura demócrata, comenzó este lunes su campaña para ganarse el corazón de los estadounidenses, a la espera del que será el elegido por el lado republicano, y será su principal rival en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Dos son los favoritos en el Partido Republicano: el exgobernador de Florida Jeb Bush y el senador de origen latino Marco Rubio.

Otro Bush

Jeb Bush, cinco años menor que Clinton, es el republicano que encabeza las encuestas hacia las primarias dentro de su partido. Aún cuando no la ha oficializado, su candidatura se da por descontada.

Su trayectoria es la más completa: fue gobernador del estado Florida por ocho años y sus redes políticas y financieras, heredadas de su familia, en la que hay dos exinquilinos de la Casa Blanca.

Jeb es hijo del expresidente George H. W. Bush y hermano del también expresidente George W. Bush.

Bush publicó el domingo un video en el que se declara la mejor opción para dirigir Estados Unidos y hace mención a Hillary Clinton. 

"Debemos mejorar la política exterior de Obama-Clinton que ha dañado las relaciones con nuestros aliados y envalentonado a nuestros enemigos", apuntó el aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Republicano.

Rubio, de padres cubanos

El segundo favorito es Marco Rubio, que confirmó este lunes su candidatura para la investidura republicana.

Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, hará el anuncio oficial en un discurso en Miami en la simbólica Torre de la Libertad, donde los refugiados que huían del régimen de Fidel Castro fueron procesados entre 1962 y 1974.

Con eslóganes como "un nuevo siglo estadounidense", Rubio se afinca sobre su historia familiar de hijo de inmigrantes que pudo superarse para revivir la idea del expresidente Ronald Reagan de un Estados Unidos fuerte y optimista. A sus 43 años, hace gala de su edad para contrastar con Clinton y Bush.

Rubio quiere renovar al Partido Republicano: es de origen hispano, excelente orador y carismático. Luego de un ascenso meteórico en la política de Florida, fue elegido al Senado en 2010 sobre la ola del movimiento ultraconservador Tea Party.

Sufrió un golpe en 2013 cuando una iniciativa de reforma migratoria que impulsaba junto a otros senadores, que habría conducido a la regularización de millones de indocumentados, se hundió frente a la oposición de sus propios copartidarios republicanos en el Congreso.

Otros dos senadores republicanos han oficializado sus candidaturas, Rand Paul, que defiende la libertad a ultranza, y Ted Cruz, también de origen cubano, más próximo a la derecha religiosa.

Obama brinda elogios a Clinton

Aunque el sábado el presidente Barack Obama tuvo palabras elogiosas hacia Clinton, indicando que cree que "podrá ser una excelente presidenta", este lunes su portavoz Josh Earnest matizó que el mandatario no brindará un respaldo "automático" a la exsecretaria de Estado.

"Hay otras personas amigas del presidente y que podrían decidir lanzarse a la carrera" electoral, subrayó Earnest a periodistas, indicando de todas formas que Obama y Clinton comparten "las mismas preocupaciones".

Si bien es la amplia favorita dentro del Partido Demócrata, donde por ahora no tiene rival, tendrá que pelear por la victoria en las presidenciales de 2016.

Los sondeos nacionales le dan una pequeña ventaja sobre sus eventuales adversarios republicanos, pero las últimas encuestas muestran que tiene trabajo por hacer en estados clave como Virginia, Iowa o Colorado.