Escucha esta nota aquí

"Si hay mensajes para el presidente Evo Morales de parte de Chile, serían tres: señor presidente Evo Morales primero acate el fallo de la Corte Internacional de Justicia. Segunda petición señor presidente Evo Morales: acate el fallo de la máxima instancia de justicia internacional. Y el tercer mensaje, es lo mismo: acate el fallo", declaró esta jornada el canciller de Chile, Roberto Ampuero, tras las declaraciones del primer mandatario boliviano, que observó parcialización y contradicciones por parte de La Haya.

El ministro de Relaciones Exteriores de la vecina nación sostuvo que "lo que piensa Chile es que el fallo de la Corte Internacional de Justicia se acata y consideró que el jefe de Estado "está cosechando lo que él mismo sembró".

Hoy el presidente Morales consideró que la CIJ cometió un error en su veredicto, debido a que en las consideraciones históricas y jurídicas reconocía aspectos reclamados por Bolivia, pero no en el dictamen. Anticipó enviar una carta a la ONU con sus observaciones.

"El Presidente Morales, Bolivia acudió a la Corte Internacional de Justicia, demandó a Chile, echó por la borda las relaciones con Chile y está hoy cosechando aquello que él mismo sembró. Chile es un país respetuoso del derecho internacional, que respeta los tratados que firma y que los hace respetar y que también respeta estrictamente lo que es el fallo de la Corte Internacional de Justicia", manifestó Ampuero.

Agregó que "cuando uno invoca y se dirige a la Corte Internacional de Justicia para que ella ejerza justicia y dé a conocer su veredicto sobre una demanda, lo que uno espera obviamente es que fundamentalmente aquellos que recurrieron a la Corte acaten aquella decisión de la justicia internacional".

Concluyó señalando que "Chile está observando la actitud que tome el Gobierno de Bolivia frente al fallo de la Corte Internacional de Justicia, nos imaginamos que con mucha atención la Corte Internacional de Justicia también está observando la reacción del presidente Evo Morales, y que la comunidad internacional está observando también su actitud".