Escucha esta nota aquí

Aún adolorida por el chikunguña que la mantuvo en cama durante cinco días, Magdalena Mocho (31) ayer sacó fuerzas para revisar el canchón de su casa y proceder a embolsar algunas botellas plásticas y otros recipientes.

Mocho vive en el barrio Totora y adelantó la limpieza de su hogar a fin de facilitar la labor de las brigadas que recorrerán las viviendas para eliminar los criaderos del mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue, zika y chikunguña.
“Esta es una buena iniciativa y hay que apoyarla. Deberían hacerla cada año”, dijo Mocho, quien teme que su hijo, de dos años, enferme por el mosquito.
“El año pasado me dio dengue, me salió hasta sangre por la nariz, y ahora me dio el chikunguña”, dijo la mujer.

De la misma forma, Jamers Olivera dedicó ayer parte de su tiempo a hacer la limpieza de su casa del barrio Guapilo Junín. “Esta es una tarea de cada vecino, si todos limpiamos nuestras casas podremos acabar con estas enfermedades”, dijo Olivera, mientras alistaba las llan-
tas que sacará a la calle para que las lleve el camión recolector.

Tareas sostenidas
Otros vecinos, como Marcelo Ayaviri, que vive por la zona conocida como El Bateón, pidieron que el recojo de llantas sea permanente, al igual que las tareas de fumigación contra el mosquito