Escucha esta nota aquí

Mossack y Fonseca, el despacho de abogados implicado en la filtración de millones de documentos sobre la creación de sociedades offshore en paraísos fiscales, señala en su página web que una de sus filiales tiene presencia en Bolivia. Se trata de una de sus unidades de negocio dedicada a la seguridad informática llamada E-volusoft. 

"Contamos con distribuidores alrededor del mundo, entre las plazas más importantes se destacan, Brasil, Uruguay, Venezuela, Chile, Perú, Bolivia y Centro América", señala su web.

Según señala Mossack y Fonseca, esta empresa se dedica a la "administración electrónica de documentos y digitalización", de información empresarial. No figura entre su descripción que tenga que ver con temas jurídicos o en la creación de sociedades offshore.

E-volusoft también dedica a realizar seminarios en los que se discute el blanqueo de dinero. En 2014, la empresa participó en La Paz, Bolivia, del “Tercer Congreso Internacional en Riesgos y Prevención de Lavado de Activos”.

Sin registros de la empresa

A pesar de mencionar a Bolivia no se pudo encontrar ningún registro online del funcionamiento de la empresa en el país, al igual que datos en Fundempresa, sobre su constitución formal en Bolivia.

Mossack y Fonseca tampoco tiene registros en el país, pero algunos de sus documentos señalan a Bolivia como una de sus sedes. Así se puede ver en una carta membretada, a la que tuvo acceso EL DEBER mediante el periodista Boris Miranda.

El Ministerio de Transparencia pidió este martes a la presidenta del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), Mireya Walker, autores de la investigación Panama Papers, que liberen información de nombres y empresas de Bolivia vinculados a la creación de sociedades offshore. 

El único dato publicado por la investigación es que Mossack y Fonseca tuvo arreglos con 95 empresas, 18 clientes, ocho beneficiarios y 35 accionistas bolivianos. No revelaron nombres.