Escucha esta nota aquí

14/04/2015

Android Wear y sus relojes inteligentes están diseñados para funcionar con terminales Android. El iWatch está pensado para funcionar con un iPhone. Solamente dispositivos como Pebble funcionan con diferentes plataformas móviles. Y esto es malo, aunque todo en pro de la competencia.

La plataforma de Microsoft será compatible con dispositivos Android, con el iPhone y con dispositivos Windows Phone. Se convertirá en una rareza dentro de este tipo de dispositivos, que se pueda usar independientemente de la plataforma que elijamos para el día a día.
La tendencia tiene sentido en esta nueva Microsoft de Satya Nadella, donde el centro es la nube y que aspira a que sus servicios estén disponibles en cualquier plataforma, mientras se usen.

Trabajo hormiga
El problema está en que según la información filtrada, este teléfono inteligente de Microsoft está enfocado en ser un cuantificador con sensores que llevarán la cuenta de pasos, calorías, ritmo cardiaco, etc.
El mundo de la tecnología no necesita otro reloj inteligente, según afirman algunos entendidos en tecnología; lo que necesita es una plataforma compatible con cualquier sistema operativo y que ofrezca un uso interesante, más allá de lo que un FitBit pueda hacer.

Esto significa que tendría una densidad de pantalla de 240 píxeles por pulgada.

Además, el teléfono vendría con 540 MB de memoria RAM y 4 GB de memoria interna. El procesador no se ha determinado, pero es un hecho que será de Intel. Algunas de estas características técnicas hacen que el smartwatch tenga una capacidad parecida a algunos teléfonos de gama baja.

La pantalla del reloj de Google, si tiene las especificaciones mencionadas, tendría una resolución un poco menor que el Galaxy Gear 2 de Samsung.

Una alianza necesaria

El fabricante de relojes suizo TAG Heuer, Google y la firma Intel, que fabrica procesadores, ya unieron fuerzas para lanzar un teléfono inteligente suizo basado en Android Wear, capaz de competir con Apple.

Estas palabras empiezan a cumplirse: "Será lujoso y se conectará de forma fluida y natural con la vida cotidiana de los usuarios. Será la culminación de innovación, creatividad y diseño que llegará desde Silicon Valley en California y desde el conocido como ‘Valle de los relojeros’ en La Chaux-de-Fonds, en Suiza", dijeron las tres grandes firmas en un comunicado conjunto.