Escucha esta nota aquí

El fundador de la red social Facebook, Mark Zuckerberg, fue citado ayer para explicar ante un comité del Parlamento británico la supuesta fuga de datos de millones de usuarios que se pudieron utilizar a través de la empresa Cambridge Analytica para influir en las elecciones presidenciales en Estados Unidos que Donald Trump ganó en noviembre de 2016.

Los 11 diputados que integran el comité de Asuntos Digitales, Cultura, Medios de Comunicación y Deportes de la Cámara de los Comunes evaluarán si Facebook protegió de forma adecuada la privacidad de sus usuarios, dentro de la investigación sobre la propagación de noticias falsas que iniciaron el pasado noviembre.

El presidente de ese comité, el conservador Damian Collins, ha remitido una carta a la sede central de Facebook en Menlo Park (California, Estados Unidos), en la que requiere personalmente a Zuckerberg que se presente ante los parlamentarios para dar cuenta del “fallo catastrófico” en la protección de datos.

El primer ejecutivo de la compañía, cuya cotización cayó este lunes un 6,67% en Wall Street, no está “técnicamente” obligado a comparecer, dijo a EFE una portavoz de la comisión parlamentaria, que espera, sin embargo, que la “presión pública” lo lleve a aceptar la citación.
 Los diputados que integran la comisión –cinco conservadores, cinco laboristas y un miembro del Partido Nacionalista Escocés (SNP)– han presentado ante Facebook en los últimos meses diversas cuestiones sobre su política de protección de datos, pero, según Collins, la firma ha remitido respuestas “engañosas”.

“Es hora de escuchar a un alto directivo de Facebook con la suficiente autoridad para ofrecer una explicación detallada” sobre la cuestión, señala el responsable de las pesquisas en la carta que ha enviado a Zuckerberg, en la que le da hasta el próximo lunes de plazo para responder.

La Comisión de Protección de Datos de Irlanda, donde Facebook mantiene su base de operaciones europeas, anunció por su parte que analizará el uso de publicidad política en la red social a raíz de este escándalo.

En paralelo a esas investigaciones, el organismo que supervisa la protección de datos en el Reino Unido, la Oficina del Comisionado de Información, ha iniciado sus propias averiguaciones sobre la consultora británica Cambridge Analytica, presunta responsable de la filtración masiva de datos de Facebook.

Según los medios británicos, esa empresa obtuvo en 2014 información de más de 50 millones de usuarios de la red social en Estados Unidos, con la que diseñó un programa informático para predecir el sentido del voto de las personas y tratar de influir en sus decisiones políticas.

La comisionada de información del Reino Unido, Elizabeth Denham, no tiene capacidad para imponer sanciones o para obligar a los investigados a responder a sus requerimientos y ha criticado la falta de cooperación de Cambridge Analytica en su investigación, por lo que ha adelantado que pedirá una orden judicial para registrar sus ordenadores.

Cuando estalló el escándalo, a raíz de filtraciones publicadas por los periódicos The New York Times y The Observer, la consultora aseguró que cumple “por completo con los términos de servicio de Facebook”.

“Podemos confirmar que no almacenamos ni utilizamos información de perfiles” de Facebook, se afirmó en esa nota de la compañía, que cuenta entre sus inversores con el jefe de la campaña electoral de Trump en 2016, Steve Bannon, y un destacado donante del partido republicano estadounidense, Robert Mercer.

El canal británico Channel 4 emitió imágenes registradas con cámara oculta en las que el consejero delegado de Cambridge Analytica, Alexander Nix, sugiere que puede tender trampas a candidatos políticos para influir en procesos electorales.

Comisión de EEUU puede multar a FB

La Comisión Federal de Comercio de EEUU (FTC, por sus siglas en inglés) ha abierto una investigación a Facebook que podría costarle a la red social una multa millonaria, ante las sospechas de que facilitó datos de 50 millones de usuarios a una empresa vinculada a la campaña del presidente Donald Trump.

Esta investigación se produce después de que el pasado fin de semana se desvelara que la empresa de análisis de datos Cambridge Analytica había tenido acceso en 2014 a datos recopilados por la empresa dirigida por Mark Zuckerberg, lo que supondría una clara violación de las condiciones de confidencialidad de la compañía.

De acuerdo con medios británicos que realizaron la investigación, la empresa de análisis de datos, que colaboró con el equipo de Trump durante la campaña electoral para los comicios presidenciales de 2016, empleó dicha información para desarrollar un programa informático destinado a predecir las decisiones de los votantes para así influir en ellas.