Escucha esta nota aquí

Carlos Mesa, vocero de la demanda marítima, aseguró que el objetivo de Bolivia de “la vuelta al mar con soberanía” es una causa que ha logrado dejar en suspenso diferencias internas y se ha afirmado como una política de Estado incuestionable.

A pocas horas del inicio de los alegatos en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en los que participará como parte de la delegación boliviana, aseguró que las diferencias internas no afectan un milímetro el objetivo de retorno al mar con soberanía.

“Que tengamos diferencias mayores o menores con el presidente Morales no quita ni un milímetro que, como conjunto, Bolivia es una nación que tiene como gran objetivo la vuelta al mar con soberanía", dijo antes de partir a La Haya, donde se integrará a la delegación boliviana que acompañará los alegatos orales ante el máximo tribunal de justicia internacional.

Recordó que la demanda no da lugar a dudas: “Bolivia le pide a la CIJ que le diga a Chile que debe sentarse a negociar con Bolivia para que, a consecuencia de esa negociación, le otorgue a Bolivia un acceso soberano al mar".

“El planteamiento boliviano revolucionó ideas y sacó provecho de su propia historia”, dijo el vocero de la demanda marítima y destacó que la base del planteamiento está precisamente en los sistemáticos compromisos realizados por Chile.

En una entrevista concedida al diario El Mercurio aseguró que Chile equivocó el camino al plantear la excepción preliminar de incompetencia ante la CIJ y “sin proponérselo permitió a Bolivia probar la consistencia de sus argumentos”. Se mostró confiado en un veredicto favorable a la causa boliviana.