Escucha esta nota aquí

Los nombres de los vocales María Eugenia Choque y Antonio Costas son los que más ‘suenan’ para la presidencia y la vicepresidencia del Tribunal Supremo Electoral (TSE), revelaron a EL DEBER fuentes de ese poder del Estado.

Hoy, en la misma jornada, la Cámara de Senadores aprobará, desde las 10:00, la ‘ley corta’ que permitirá llenar las acefalías en el TSE. El vocal Costas anunció en los últimos días que el TSE iba a elegir a su directiva, porque consideraba la iniciativa legislativa “oficiosa” e “innecesaria”.

Al final se impuso la postura de Costas y su nombre figura entre los posibles sucesores de la renunciante Katia Uriona. Tanto Costas como Choque se postularon en semanas pasadas, informaron desde el Órgano Electoral.

El vocal aludido no descartó esta opción, ya que cualquiera de los cinco vocales en funciones tiene la oportunidad de asumir el cargo. “Todos somos potenciales presidentes (del TSE)”, respondió a EL DEBER Radio, tras ser consultado si él será el próximo presidente.

Se buscó insistentemente a la vocal Choque, pero ayer no contestó su celular. Ella es magíster en Historia Andina y postulante al doctorado en Ciencias del Desarrollo.

Por su parte, Costas es ingeniero en Sistemas Electrónicos con una maestría en Bases de Datos y Redes. Fue el creador del padrón biométrico y contraparte en la auditoría del padrón realizada por la OEA en 2017 y que concluyó que “es confiable”.

La dimisión de Uriona produjo el desempate de tres a tres entre dos bloques de la Sala Plena: uno de ellos se denominó ‘institucionalista’ y en él se identificaba también a Costas y a la cruceña Dunia Sandóval.

Y otro, conformado por Lucy Cruz, la designada por el presidente Evo Morales para la Sala Plena; e Idelfonso Mamani, quien aunque lo negó apareció en fotos haciendo campaña por el actual gobernador de Potosí del MAS, Juan Carlos Cejas. Choque ha coincidido con sus colegas en votaciones clave en las que estaba en medio algún interés político del oficialismo.

En ese marco, el senador opositor Arturo Murillo advirtió que “andan sonando muy fuerte los nombres de Costas y Choque. Esa es la pugna que hay, pero yo personalmente creo que el Órgano Electoral no tiene credibilidad y está muy venido a menos”, dijo.

Por ello, opinó que la única forma de salvarlo es “con una renuncia de todos y el nombramiento de notables”. Gustavo Pedraza, del equipo político de Carlos de Mesa, admitió que no tiene información de las candidaturas, pero coincidió en que el TSE tiene un nivel de confianza muy bajo y para recuperar algo debiera actuar de la manera más independiente. Muy difícil, es más, es imposible hacerlo con una mayoría de miembros alineados al partido oficialista”.

La senadora del MAS Adriana Salvatierra consideró que todos los vocales tienen la posibilidad de presentarse “en igualdad de condiciones”. Sin embargo, lamentó que no se hubiera esperado que la Asamblea concluya el proceso para llenar las acefalías, “pero es una decisión que asume el TSE en el ejercicio de sus competencias”, señaló.

Además, recordó que el TSE llevó adelante procesos electorales que fueron derrotas para el MAS. “Tratar de desmerecer al Órgano Electoral que controló el referéndum del 21-F con criterios arbitrarios y subjetivos es una insignificancia mental” y criticó que la apuesta mayor de UD sea la desinstitucionalización. “Es el as bajo la manga, el discurso de utilería, que lo único que hace es dejarlos en ridículo”, aseveró.

El debate continúa

Hoy por la mañana, a partir de las 10:00, el pleno de la Cámara de Senadores aprobará la ley. Con los dos tercios que el oficialismo tiene en la Cámara Alta, se garantiza la aprobación de la norma que tiene dos artículos. Uno lleva a la oficial de Registro Civil Lidia Iriarte, la única vocal suplente que no renunció, a la titularidad luego de una resolución que deberá emitir el pleno de la Asamblea. En otro, se autoriza que los suplentes puedan trabajar en otra repartición pública.

Sin embargo, es seguro que en el debate previo se abordarán las declaraciones que el vicepresidente Álvaro García Linera; la presidenta de diputados, Gabriela Montaño, y Milton Barón emitieron respecto a que no hay forma de que el TSE pueda impedir, el 8 de diciembre, que el presidente Evo Morales se postule a la reelección.

El argumento común es que el TSE no puede interpretar y menos revisar una sentencia constitucional, porque las sentencias del TCP se cumplen y respetan.

Pedraza replicó que el artículo 12 de la CPE dice que el TSE es un poder del Estado, no un organismo operativo ni dependiente del Ejecutivo o Legislativo. “Ellos pueden definir quiénes serán o no serán candidatos”. Murillo aseveró que “está claro que le ponen el pie en el cuello al TSE y les dicen: ‘Cuidado con interpretar cualquier cosa’. Este tribunal tiene demasiada presión”.