Escucha esta nota aquí

Luego de que el secretario municipal de comunicación, Jorge Landívar, tuviera un cruce de palabras con una periodista de Unitel, que lo cuestionaba sobre cuándo el alcalde iba a contestar sus preguntas sobre el caso dron y este le manifestara que Percy Fernández iba a hablar del tema cuando él decida y no cuando ella lo pida, el burgomaestre apareció en dos canales de televisión de la competencia, dispuesto a responder a cuanto se le preguntó.

En una primera entrevista concedida a la red PAT, un calmado Percy Fernández aseguró que no hay confusión alguna cuando se ven los procedimientos que siguieron para hacer la compra del dron para la Policía. A la pregunta de si cree que hubo corrupción, respondió con un enfático no. “Está mi firma por todos lados, a mí nadie me la charló, todos firmamos de buena fe, se hizo la adquisición y ahí comenzaron los dimes y diretes. No hay nada que ocultar, he decidido que se averigüe todo sin mi presencia, he dejado a la ley libre para que investigue todo sobre la compra de ese camioncito y ese dron”.

‘Parido’ para ser alcalde
Sentado en los jardines de sus oficinas, bajo mangales y rodeado por la naturaleza, subrayó que quien gobierna Santa Cruz es él y que piensa presentarse a cuantas elecciones aparezcan porque está feliz con el puesto: “Parezco parido para ser alcalde, todo lo sé, estoy capacitado para liderar este grupo de gente”. Agregó que la ciudad está muy bien organizada y que sería una lástima que se eche a perder el modelo de desarrollo que ha puesto en marcha, aunque horas más tarde, en otra entrevista concedida a la red Uno, reconoció que la municipalidad tiene temas atrasados.
“El municipio tiene cosas pendientes, si aparece un turbión no estamos preparados y debemos estarlo... llegará el momento en que estemos preparados para un imaginario turbión y no nos ahogue y nos mate a todos”, dijo.

Simpatías con Morales
“Él me tiene cariño y a mí me alegra, en sus discursos me nombra como el mejor alcalde de Bolivia, entonces hay que agradecer semejante gentileza”, con eso confirmó sus excelentes relaciones con Evo Morales y reconoció que deseaba que este ganase en el referéndum: “Obviamente, no soy burro. He visto sucederse presidentes, tumbarse, empujarse y ahora tenemos un presidente que no empuja a nadie, que no está jodiendo con nadie y está tratando de gobernar con seriedad, a mí me gusta mucho”.

Entre sorbo y sorbo de café confesó no estar ni más cerca del gobernador Costas ni del presidente Morales. “Uno tiene que valerse de todo. Sería un cojudo queriendo hacer obras en Santa Cruz peleándome con todo el mundo”.

Miedo a los periodistas
En ambos medios prometió no volver a salirse de sus cabales, “hablen lo que quieran, aquí estoy para atajar lo que digan, yo no me enojo. Prometo no desbocarme jamás, por nada del mundo me voy a tentar a salir como loco hablando estupideces” y reconoció que a lo que le teme, como toda autoridad, es a los periodistas, porque son “inquisidores y preguntones”, aunque también dijo que ya superó esa etapa