Escucha esta nota aquí

Mientras los municipios de Lagunillas y Camiri levantan datos de los desastres ocasionados por las fuertes lluvias que los azotaron entre el jueves y viernes, donde hay dos personas desaparecidas, en Yapacaní la comuna ejecutará la emergencia ante la subida de nivel del río del mismo nombre además del Ichilo y del Surutú, que podrían inundar varias comunidades y cultivos en sus cuencas bajas.

En Camiri, el subgobernador de Cordillera, Gonzalo Moreno, refirió que la unidad de rescate de la Gobernación está buscando los cuerpos de dos personas que fueron arrastradas por la corriente de la quebrada Urundayti, que afectó desde Ipati hasta su desembocadura con el río Parapetí, frente a Camiri.

El director del Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi), Luis Ernesto Aguilera, confirmó que en los últimos dos días hubo crecidas grandes en varios ríos.
El Yapacaní creció en 4,3 metros, el Ichilo en 12 metros, el Surutú en 1,5 metros, mientras que el Río Grande subió en las juntas a 10,5 metros y a su paso por Abapó estaba en 3,5 metros. La alerta se mantendrá hasta el martes, cuando se pronostican lluvias.