Escucha esta nota aquí

El Gobierno del Perú determinó retirar temporalmente a su embajador en Santiago de Chile, Fernando Rojas, a la espera de respuestas "satisfactorias" por parte de Chile respecto a la denuncia de supuesto espionaje en favor de la administración de Michelle Bachelet.

Según un comunicado de la administración de Ollanta Humala, se señala que "en tanto no se den las satisfacciones del caso, se procederá al retiro del embajador del Perú en Santiago de Chile". Se esperan datos de una investigación interna. 

El Gobierno peruano reiteró que las acciones de supuesto espionaje "se encuentran debidamente acreditadas y, remite, a la vez, información complementaria respecto de la que se brindó en la nota diplomática del pasado 20 de febrero".

"Asimismo, se reafirma la urgencia de recibir una pronta respuesta que contenga los resultados de la investigación interna que se está llevando a cabo en Chile, así como las seguridades que no se habrán de repetir actos de espionaje", declaró el ministro de Relaciones Exteriores del Perú, Gonzalo Gutiérrez.

El retiro del embajador ocurre dos días después de que el Presidente Ollanta Humala advirtiera que su Gobierno evaluaría la situación "para dar una respuesta enérgica" a Chile, remarcando que "la respuesta que ha dado Chile no satisface la demanda peruana".

Ese mismo día además se indicó que el suboficial de la Marina de Perú acusado de vender información privilegiada a Chile, Johnny Philco, habría reconocido en un interrogatorio al ciudadano chileno que supuestamente los contactaba para acceder a los datos.