El lago Titicaca, el más grande del país y uno de los más importantes de la región, podría sufrir el mismo riesgo de desaparecer que el milenario Poopó de Oruro, cuyas comunidades aledañas alertaron recientemente de su pérdida.

El secretario de derechos de la Madre Tierra del departamento de La Paz, Gabriel Pari, advirtió que si no se incrementan los recursos económicos para paliar los daños ambientales al Titicaca, el lago podría verse afectado de la misma manera.

La contaminación minera y el desvío de afluentes para riego redujeron el lago orureño a apenas tres humedales de menos de un kilómetro cuadrado cada uno. Antes tenía una dimensión de 84 km de largo por 55 km de ancho y un área de 2.337 km2.

El Titicaca posee un área de 8.562 km2, de los cuales el 56% corresponde a Perú y el 44% a Bolivia. Una auditoría ambiental realizada en esta gestión por la Contraloría confirmó los elevados niveles de contaminación de la cuenca del rio Katari y la bahía de Cohana y sus efectos en el ecosistema del lago Titicaca.

Recuperación del Titicaca

La Gobernación destinará 450 mil bolivianos de su presupuesto anual en 2016 a la restauración del lago Titicaca en la región del altiplano norte, una cantidad que Pari considera insuficiente.

"Estamos buscando que nos apoye el gobierno central porque el presupuesto que tenemos no abastece para nada, necesitamos millones de bolivianos", indicó.

El presupuesto departamental se destinará al manejo integrado de cuencas, plantaciones forestales, muros de contención y plantas de tratamiento de residuos, especialmente en la ciudad de El Alto que es la más contaminante, según el experto. "Si no implementamos esas medidas vamos a lamentar", sostuvo.

En junio de este año la ministra de Medio Ambiente y Agua, Alexandra Moreira, y los alcaldes de Viacha, Pucarani y Puerto Pérez acordaron invertir 700 millones de bolivianos hasta 2025, para implementar la estrategia de recuperación integral de la cuenca Katari y del lago Titicaca.