Escucha esta nota aquí

Los jugadores se Real Potosí condicionaron levantar su paro previa reunión urgente con la dirigencia lila para analizar la situación del equipo que se encuentra acorralado por demandas de exjugadores y exentrenadores. El técnico Sergio Apaza fue el encargado de transmitir la situación que vive el equipo tras tres días de huelga en demanda por salarios impagos.

“El tema es que algún dirigente se asome mañana viernes a la ocho de la mañana, explique el plan que tienen para salir de la crisis y todo va volver a la normalidad. Los jugadores están llanos a hablar”, mencionó Apaza.

De acuerdo al entrenador, los jugadores quieren establecer soluciones reales y plazos para salir de la crisis económica que vive el club. Existe molestia porque el presidente Calixto Santos no asume plenamente el cargo y no contesta las llamadas, en especial del cuerpo técnico.

El plantel potosino debe enfrentar el domingo a Universitario en Sucre (15:00), en partido clave por eludir la zona del descenso directo de categoría. Apaza confía en la “fortaleza” de sus dirigidos para lograr sumar unidades en el estadio Patria.

A inicios de semana, Real Potosí ingresó en paro en demanda del pago de un sueldo que anticipó la dirigencia a la cabeza de Calixto Santos. Según medios de esa región, se dio un incentivo de 500 bolivianos por jugador, que poco ayuda con las deudas que también contrajeron los futbolistas.

Más tiempo

Real Potosí tendrá más tiempo para reunir cerca de 39.000 dólares para cumplir con las primeras demandas del argentino Antonio Rojano, Heber Leaños, Cristian Urdininea y Rony Jiménez. El Tribunal del Resolución de Disputas aplazó su encuentro de mañana viernes para que la dirigencia tenga más tiempo para reunir el monto económico. Se lanzó una campaña y se espera la colaboración de la ciudadania potosina.