Al menos cinco personas procedieron a crucificarse de forma simbólica en las puertas de la dirección del Ministerio de Autonomía en Santa Cruz. Los protestantes forman parte de la vigilia de autoridades del municipio de San Matías, que llevan 16 días exigiendo al Gobierno la reducción de la tarifa eléctrica en esa zona de frontera con Brasil.

Además de amarrarse de brazos y piernas en las rejas del ministerio, otro grupo procedió a extraerse sangre y con ella escribieron "energía a 0,66 centavos de bolivianos" en un cartel.

El asambleísta por la región, Alcides Villagomez, indicó que las medidas de presión por parte de la población de San Matías se intensificarán en caso de que el Gobierno no atienda sus demandas.

Se van a sumar más personas a esta medida extrema. Como autoridades de la provincia Ángel Sandoval vamos velar por las necesidades de nuestro pueblo”, indicó.

Desde hace 16 días cívicos y autoridades de San Matías exigen al Gobierno la reducción de la tarifa eléctrica. En San Matías cada kilovatio (kw) consumido se paga a Bs 1,22; sin embargo, el promedio que se paga en el resto de las provincias cruceñas no supera los Bs 0,75.

ENDE explica que se está ajustando la tarifa

Este miércoles, Eduardo Paz, presidente de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), informó que la Autoridad de Electricidad (AE) atiende en el tema tarifario de San Matías. Precisó que las presiones políticas perjudican las nivelaciones. Aseguró que es un "tema técnico" y que demandará tiempo resolverlo.