Escucha esta nota aquí

Pobladores de Desaguadero, poblado de la provincia Chucuito del departamento peruano de Puno, han aprovechado el caso del empresario Martín Belaunde para protestar contra la corrupción del Gobierno de Ollanta Humala.

El centenar de policías que hay en el pueblo ha sido incapaz de disuadir la movilización que obstaculiza el paso del empresario peruano que, a las 7:15 de este viernes, fue entregado por el presidente Evo Morales, luego de que una operación policial lo detuviera la tarde del jueves en Magdalena, Beni.

El enviado especial de EL DEBER a Perú, Marco Chuquimia, reportó que el descontento de los pobladores llegó hasta las oficinas de Migración y que la caravana de 15 vehículos, entre autoridades y seguridad de Belaunde que lo trasladarán a Lima, no pudo circular cuando lo tenía previsto.

El caso Belaunde

El empresario Belaunde, exasesor de campaña del presidente peruano Ollanta Humala, llegó hace seis meses a Bolivia en procura de un asilo tras declararse un perseguido político en su país; sin embargo, el gobierno de Evo Morales, que en principio lo defendió, decidió entregarlo a la justicia de Perú.

El domingo Belaunde ‘desapareció’ del domicilio, en la ciudad de La Paz, donde permanecía arrestado. El Gobierno de Morales informó que el empresario fugó y organizó operativos a escala nacional, pero desde la clandestinidad Belaunde señaló que había sido secuestrado y que se fugó de sus captores.

El jueves la Policía boliviana dio con su paradero, lo encontró escondido en una vivienda de Magdalena, Beni.