Escucha esta nota aquí

"Ocho hermanos con cinturones explosivos y rifles de asalto" llevaron a cabo "un ataque bendito (...) contra la Francia Cruzada", afirma en un comunicado de texto y audio el grupo yihadista Estado Islámico (EI), reivindicando así el atentado de la noche del viernes en París que acabó con la vida de 127 personas y dejó heridas a más de 200.

Los yihadistas han utilizado las redes sociales para difundir el documento en el que también advierten a Francia que los ataques no han terminado. "Que sepa Francia y los que van en su camino que van a estar a la cabeza de los objetivos del (grupo) Estado Islámico y que el olor a muerte no va a abandonar sus narices mientras que lideren la campaña cruzada" contra los yihadistas en Siria e Irak.,

n
,

El Estado Islámico justifica el atentado en París porque, según el texto, los franceses "se atrevieron a insultar al profeta (Mahoma) y se jactaron de luchar contra el islam en Francia y de atacar a los musulmanes en la tierra del califato con sus aviones, que no les sirvieron para nada en las calles de París (…). Esta batalla es la primera y es una advertencia para los que quieran aprender de ella”.

Los objetivos del ataque (la sala de conciertos Bataclan; las calles Charonne, Alibert, Jules-Rimet, de la Fontaine au roi y en el estadio de Francia) "fueron cuidadosamente elegidos", aseguran los yihadistas.

Francia ya advirtió a los yihadistas

Antes de el Estado Islámico se reivindicase los ataques, el presidente de Francia, François Hollande, ya lo había acusado de estar detrás de la tragedia considerada un “acto de guerra” y que recibirá una respuesta implacable.

"Lo que ocurrió ayer es un acto de guerra (...) cometido por Daesh (acrónimo árabe del EI), organizado desde el exterior y con complicidades internas que establecerá la investigación", declaró Hollande en el Elíseo.

El presidente decretó tres días de duelo nacional en Francia, además del estado de emergencia, restableció estrictos controles en las fronteras y desplegó fuerzas de seguridad adicionales en la capital, incluyendo 1.500 militares.

Francia es miembro de la coalición internacional contra el Estado Islámico. Bombardea blancos en Irak desde hace más de un año y en Siria desde septiembre. 

El ataque

Los ataques fueron cometidos en la sala de conciertos Bataclan, en calles céntricas de la capital y en las inmediaciones del Estadio de Francia, construido para el Mundial de 1998 en las afueras de París, donde Hollande asistía a un partido de fútbol amistoso entre Francia y Alemania.

En total fueron seis ataques casi simultáneos, casi todos en el este de la capital. Francia ya estaba en alerta máxima desde los atentados sangrientos de enero pasado contra el semanario satírico Charlie Hebdo y un supermercado kósher.

Los primeros testimonios de los supervivientes indican que los asaltantes gritaron "Alá Akbar" (Dios es grande) o mencionaron a gritos la intervención militar francesa en Siria, un país en guerra desde 2011 y donde Francia participa en los bombardeos de la coalición antiyihadista.

"Eran hombres extremadamente determinados, que recargaban metódicamente sus fusiles de asalto (...) Eran máquinas de matar", explicó Julien Pearce, un locutor de Europe 1 que sobrevivió al ataque en Bataclan.

En la sala de conciertos, abarrotada por unos 1.500 espectadores, dos o tres asaltantes irrumpieron durante el concierto del grupo estadounidense Eagles of Death Metal. "Duró unos 10 o 15 minutos. Fue sumamente violento y hubo una ola de pánico", contó el locutor.

"Les he oído decir claramente a los rehenes: "La culpa es de Hollande, la culpa es de vuestro presidente, no tiene por qué intervenir en Siria". Hablaron también de Irak", declaró por su parte a la AFP Pierre Janaszak, de 35 años, que estaba en Bataclan.