Escucha esta nota aquí

Lauren Wasser, la modelo que perdió la pierna derecha debido al síndrome de shock tóxico por el uso de tampones, ahora también perderá la izquierda. La joven californiana decidió demandar a la compañía de elementos íntimos.

Según publicó la prensa internacional, fue en 2012 cuando Wasser llegó a casa sintiéndose mal. Su madre, preocupada porque no respondía el teléfono, mandó a una amiga a buscarla y ella encontró a Lauren afiebrada.

Los médicos le diagnosticaron una gran infección por las bacterias asociadas con el uso de tampones, lo que provocó una gangrena, daños en su pie izquierdo y la amputación de la pierna derecha por debajo de la rodilla.

Ahora, cinco años después, los médicos le comunicaron a la californiana que le amputarán la otra pierna, según confesó a la revista In Style. "Estoy sufriendo un dolor insoportable a diario. No hay nada que pueda hacer al respecto. Pero lo que sí puedo hacer es asegurarme de que no le pase a otras mujeres", dijo.

La modelo estadounidense está al frente de una campaña para promulgar una ley que obligue a los fabricantes de productos de higiene femenina a divulgar exactamente qué contienen y cuáles son sus efectos a largo plazo.