Con la declaración del excívico de Beni Alberto Melgar, se cerrará una nueva etapa procesal en el juicio por supuesto terrorismo, que lleva más de tres años en los estrados judiciales en medio de dudas, acusaciones y revelaciones.
Melgar debe dar su testimonio ante los juzgadores, aunque de forma antelada ayer aseguró que se abstendrá de dar su testimonio, ya que volvió a recordar que él es una víctima más en este hecho, ya que su familia fue extorsionada por el exfiscal Marcelo Soza.
Si hoy se confirman las afirmaciones de Melgar, correspondería que el tribunal que lleva adelante el juicio pase a la siguiente etapa del caso, que consiste en que cada uno de los abogados defensores de los procesados argumenten en términos jurídicos las razones del porqué sus clientes son inocentes de las acusaciones que hay en su contra.

El testimonio de Tórrez
Durante la primera audiencia del juicio por supuesto terrorismo, se concluyó con el interrogatorio al coronel jubilado de la Policía Adalberto Tórrez, uno de los 39 sindicados en esta causa.

Tórrez en primera instancia respondió todos los cuestionamientos de la Fiscalía y de los abogados que representan al Ministerio de Gobierno.
Entre las respuestas que dio Tórrez indicó que el Gobierno mantiene la acusación de terrorismo porque pretende quedarse en el poder a través de este caso y ratificó, basado en lo que dijeron otros procesados, que lo sucedido en el hotel Las Américas en abril de 2009 fue un asesinato y no un enfrentamiento.

Finalmente volvió a recordar que cuando estuvo preso en el penal de San Pedro, le hicieron saber que para conseguir ser retirado del caso debía pagar $us 25.000, chantaje al que no se sometió