Escucha esta nota aquí

El 29 de este mes llega a Bolivia la Comisión Litúrgica Pontificia, que viene desde el Vaticano para definir exclusivamente la agenda relacionada con los actos litúrgicos, como la celebración, los mensajes y el desarrollo de la ceremonia que oficiará el papa Francisco en Santa Cruz fijada para el 9 de julio.

El vocero oficial de la visita papal, Julio César Caballero, señaló que la comisión del Vaticano sostendrá reuniones en La Paz, con el nuncio apostólico y coordinador de la organización, monseñor Aurelio Pessoa, además de algunos representantes de la Conferencia Episcopal, y en Santa Cruz, con monseñor Sergio Gualberti y el padre Hugo Ara, coordinador de la llegada del papa, y con miembros de las comisiones litúrgicas.

“La comisión coordinará todos los detalles de la organización de los actos donde intervendrá el papa en su visita pastoral, principalmente lo relacionado con la misa del Cristo Redentor. Además, determinará las lecturas bíblicas, conocerá el repertorio de música sacra y popular que se interpretará, coordinará las formas de la distribución de la comunión, la bendición de 40 cruces chiquitanas que serán entregadas por el santo padre a los representantes de los países que participen en la misa papal”, detalló.

Si bien no dio nombres, Caballero expresó que las personas que conforman la comisión son especialistas en la organización de los ceremoniales litúrgicos en los que participa el papa Francisco.

Los trabajos no paran
Los 10 horcones tallados en estilo misional que se están realizando en el taller artesanal del Plan 3.000 para el altar papal ya tienen un 60% de avance, según indicó Mario García, tallador que fue traido a Santa Cruz desde Concepción junto con otros cinco miembros de su familia.
Indicó que los horcones chiquitanos deben estar terminados hasta fin de este mes, pero como todos están trabajando desde tempranas horas hasta las 23.00, está seguro que el trabajo concluirá antes de lo planificado.

Expectativa
La visita del papa ha despertado mucha expectativa entre los ciudadanos, quienes esperan ansiosos participar en la misa que celebrará el papa en el Cristo.

El artista plástico Miky Paredes es uno de los más ansiosos y su admiración por el pontífice la ha plasmado en un mural que está pintando en el frontis de su casa, situada en el barrio Las Gramas, zona de la avenida Virgen de Luján. “Hasta el miércoles terminaré este mural y mi mayor deseo es que el papa pueda venir a conocerlo”, señaló