Escucha esta nota aquí

En la carretera Yolosa-Caranavi, lugar donde el pasado fin de semana se registró un deslizamiento que se cobró la vida de 15 personas, está repleta de maquinarias pesadas que trabajan sin cesar después de que el Gobierno decidiera paralizar las tareas de búsqueda y recuperación de personas que han sido declaradas como desaparecidas.

De acuerdo con la información vertida por el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, esta mañana se reunió con el alcalde de Caranavi y con los familiares de las 12 personas desaparecidas, quienes tras la explicación accedieron a suspender los trabajos de recuperación de cuerpos.

Zavaleta señaló que existen miles de familias en municipios más adentro de Caranavi que se verán afectadas en los próximos días si es que esa vía no es habilitada lo más antes posible, es en ese sentido la razón de intensificar los trabajos en la zona del derrumbe.

"Se suspendieron los trabajos de búsqueda y rescate, tras una reunión se ha acordado suspender las acciones de recuperación de cuerpos y declarar el lugar un campo santo. Ahora se está trabajando en la estabilización del talud y la reposición de la plataforma con equipos pesados", explicó Zavaleta.

El ministro de Defensa aguarda que este viernes la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) pueda emitir un comunicado sobre el avance de los trabajos y las posibles fechas que puedan dejar este tramo expedito.

Por otra parte, sabe que en Caranavi existen problemas de desabastecimiento de combustible; sin embargo, anticipó que la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) ha preparado un convoy de cisternas que ingresarán por Sorata en las próximas horas al municipio del norte paceño.