Escucha esta nota aquí


El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, se comprometió este miércoles a fortalecer el criticado mecanismo de protección a defensores de los derechos humanos y periodistas en el país, más de dos semanas después del impactante asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa en la capital.

"En el ámbito preventivo, he dado instrucciones a la secretaría de Gobernación (ministerio del Interior) para seguir fortaleciendo el mecanismo de protección para personas defensoras de derechos humanos y periodistas", señaló Peña Nieto sin indicar cuáles serían las acciones planeadas.

El riesgo de informar en México 

México es uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo con 89 reporteros asesinados y 17 desaparecidos desde el 2000, según Reporteros Sin Fronteras.

Veracruz (este), el estado del que Espinosa huyó tras haber recibido amenazas, es el más inseguro de todo el país con 10 comunicadores asesinados desde 2010.

Actualmente, el llamado mecanismo da protección a 419 personas (247 defensores de derechos humanos y 172 periodistas) y ha sido duramente criticado por su ineficacia por organizaciones a favor de la libertad de expresión y, recientemente, por unos 500 intelectuales del mundo que escribieron una carta abierta al presidente mexicano pidiendo un cese de la "censura a tiros" en el país.