Escucha esta nota aquí

En San José de Costa Rica, los mandatarios de Bolivia, Evo Morales, y de Chile, Michelle Bachelet, se reunieron ayer por más de 15 minutos y acordaron reponer la agenda de 13 puntos, pero convinieron en excluir del debate la demanda marítima.

El encuentro se concretó durante la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), que concluyó ayer en San José de Costa Rica y en ella se habló de la reposición de la agenda de integración que ambos países acordaron en 2006, informó el canciller chileno, Heraldo Muñoz.

Inicialmente la agenda, que contenía 13 puntos, que por primera vez incluía la aspiración de Bolivia a un acceso al mar, fue acordada en 2006, pero el diálogo se enfrió tras la llegada de Sebastián Piñera a la presidencia de Chile, en 2010, y se congeló en 2013 tras la decisión de Bolivia de demandar a Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

“Somos países vecinos, tenemos algunos intereses comunes en materia de integración económica, de turismo, de cultura, y por lo tanto (los presidentes) conversaron sobre la conveniencia de ir reponiendo los mecanismos para conversar sobre los temas de interés común”, añadió.

Sobre el tema marítimo, Muñoz dijo: “Evidentemente el asunto marítimo está radicado en La Haya y permanece allí. Eso no significa que no podamos conversar sobre materias que son de interés común de los dos países", explicó el jefe de la diplomacia chilena.

La versión del canciller chileno sobre el tema marítimo es contraria a la del ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca. “Han hablado de la posibilidad de retomar la agenda de los 13 puntos, sin exclusiones", afirmó Choquehuanca en declaraciones a la agencia oficialista ABI.

“El canciller de Chile va en contrasentido. Parece que no existe una buena comunicación con su presidenta”, ironizó Choquehuanca y después detalló que la cita Morales-Bachelet fue a puerta cerrada y en privado, después de que el mandatario anfitrión de Costa Rica, Luis Guillermo Soliz, transfiriera la presidencia pro témpore de la Celac a su colega ecuatoriano Rafael Correa.

Este es el primer encuentro entre Bachelet y Morales desde marzo de 2014, cuando la presidenta chilena asumió su segundo mandato. La jefa de Estado de Chile no asistió a la investidura de su homólogo boliviano, el 22 de enero.

Visita del papa
El presidente Morales también se refirió a la visita del papa Francisco a Bolivia, que también genera polémica en Chile por la controversia marítima.

“El año pasado me confirmó que este año nos va a visitar (el papa Francisco), evidentemente es con fines pastorales. Ahora, si Chile tiene temor es su problema”, con esas palabras el jefe de Estado respondió a las versiones de autoridades de Chile sobre una supuesta politización en el marco de la demanda marítima instaurada en La Haya.

“Lo hemos invitado con fines netamente pastorales, esperamos sea una buena visita para mejorar la fe religiosa; es el gran deseo que tenemos”, insistió el mandatario