"Hemos fallado, la justicia es un desastre", admitió el vicepresidente Álvaro García Linera a tiempo de ratificar la realización de un referéndum para modificar la Constitución Política del Estado, destituir a las actuales autoridades del Órgano Judicial, y permitir que los criterios de meritocracia vuelvan en la selección de magistrados. 

"Un referéndum que habilite un camino rápido, expedito para transformar la justicia y en particular la forma de nombramientos de los jueces. Lo que establece la Constitución hemos cumplido y hemos fallado, la justicia es un desastre", aseveró la autoridad. 

Explicó que antes del referéndum, la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) seguirá procesando a los magistrados que incumplan sus deberes, tal el caso del último juicio contra los tres tribunos del Tribunal Constitucional.  

"Hay que modificar a la mayor parte del personal que se ha hecho cargo de los niveles de justicia, restableciendo la meritocracia como elemento fundamental en la selección y elección de autoridades a los órganos de la justicia", explicó García Linera.

Sostuvo también que otras instancias, como las universidades públicas del país, deberán jugar un papel más preponderante para cambiar la mentalidad de los futuros juristas. "Se requiere un cambio profundo", afirmó. 

En los días pasados el presidente Evo Morales anunció que una vez posesionado, el 22 de enero próximo, se comenzará a planificar el referéndum. Desde el TSE se dijo que se extremarán esfuerzo para llevarlo a cabo y que posiblemente costará 170 millones de bolivianos.