Escucha esta nota aquí

Malasia vive hoy el primer aniversario de la desaparición del Boeing 777 de Malaysia Airlines con 239 personas a bordo sin actos oficiales y sin ceremonias en los principales templos religiosos de Kuala Lumpur.
"Sólo celebraremos un acto privado", señaló a Efe la portavoz de prensa de la aerolínea malasia Malaysia Airlines, un año después del siniestro y en el que muchas familias aún sienten las heridas abiertas y frustración por la falta de respuestas.

Tanto la aerolínea como el Departamento de Aviación Civil malasio han mantenido una actitud opaca, quizá para evitar los problemas de comunicación que han minado su relación con los familiares y amigos de los ocupantes del vuelo MH370.

Desde los primeros días del siniestro, los familiares mantuvieron enfrentamientos con la aerolínea porque consideraban que no eran informados cabalmente de las investigaciones.

Aunque aún existe cierta división entre algunas familias de los desaparecidos y Malaysia Airlines, la aerolínea también recordará mañana a los 13 tripulantes que iban en el vuelo con una ceremonia privada.

"El dolor y la pérdida son asuntos intensamente personales. Cada familia querrá marcar la ocasión a su manera, alejados del foco de los medios", indicó la compañía malasia, según la agencia local Bernama.

La desaparición del avión ahondó la crisis financiera que padecía ya Malaysia Airlines y creó un misterio sin resolver, tras un año de búsqueda de restos en el océano Índico, donde se cree que se estrelló.
Las familias exigen respuestas, pero los expertos coinciden en su mayoría en que primero hay que encontrar restos o pruebas para poder aclarar lo que ocurrió