El exprefecto de Pando no quiere volver a la cárcel. Leopoldo Fernández se dice "aterrado" de retornar a un recinto penitenciario, ahora con una sentencia de 30 años, como adelantó esta jornada la abogada de las víctimas del caso "El Porvenir" Mary Carrasco. 

"Por supuesto que temo, a nadie le agrada estar en la cárcel y menos a alguien que ya pasó por esa tragedia, como yo, que estuve detenido injustamente (...) La posibilidad de volver a la cárcel para mí es aterradora, porque se me puede complicar el tema de salud y pondría en riesgo mi vida", aseguró el acusado en entrevista con EL DEBER. 

Conoce más: Acusados y víctimas piden justicia en "El Porvenir"

En la conversación telefónica, la exautoridad explicó que son ocho años que está detenido y que la mayoría de las dilaciones en el proceso judicial "son responsabilidad del Gobierno y la Fiscalía", que, de acuerdo a su criterio, solo acatarán la pena máxima que "ordenó" Evo Morales.

"A mí no se me dio como una dádiva la detención domiciliario en lugar de la preventiva que tenía. Tengo situaciones de salud extrema, se me extirpó un riñón y en los cuatro años en la cárcel de San Pedro y uno en Chonchocoro me contagié tuberculosis, mi cuadro de salud continúa siendo crítico", remarcó Fernández. 

Lea también: APDHB decide seguir con proceso contra Fernández

Al mediodía, la Fiscalía en sus alegatos en la fase final del juicio por el caso "El Porvenir" el "Ministerio Público ha concluido sus alegatos y ha pedido de condena para todos los acusados y la sentencia que pide por la masacre del 11 de septiembre es de 30 años de cárcel", dijo Carrasco en contacto con ANF.