Escucha esta nota aquí

La reducción de la pobreza y la indigencia en América Latina se estancaron durante el 2014, en un contexto de desaceleración económica en la región, según indicó este lunes un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

"La pobreza afectó en 2014 a 28% de la población de América Latina, lo que revela que su proceso de reducción se ha estancado en torno a ese nivel desde 2012", indicó el informe "Panorama social de América Latina 2014" presentado en la sede de Cepal en Santiago.

La cifra de pobreza del año pasado se traduce en 167 millones de personas que viven en esa condición, lo que significan cinco millones de pobres más que en 2012.

Las proyecciones de Cepal indican que en 2014, 71 millones de personas se encontraban en extrema pobreza o indigencia, lo que significa un 12% de la población en relación al 11,7% del 2013, indicó el documento.

El informe indica además que cinco de los 12 países con información disponible al 2013 registraron disminuciones de la pobreza por ingresos superiores a un punto porcentual por año.

Entre los países que registraron significativas disminuciones en pobreza se encuentran Paraguay (de 49,6% a 40,7%), Colombia (de 32,9% a 30,7%), Perú (25,8% a 23,9%) y Chile (de 10,9% a 7,8%).

En tanto, en Brasil bajó de 18,6% a 18%, Uruguay de 6,1% a 5,7%; Perú de 25,8% a 23,9%; Panamá de 24% a 23,2%; Costa Rica, de 17,8% a 17%. Venezuela registra un incremento en su índice de pobreza de 25,4% a 32,1% entre 2012 y 2013, mientras que Argentina registró 4,3%, y México 37,1% con datos sólo hasta 2012.

Cómo mide la Cepal la pobreza

Además de analizar la pobreza por ingresos, el estudio presentó una medición complementaria, multidimensional, que abarca cinco ámbitos: vivienda, servicios básicos, educación, empleo y protección social y el estándar de vida referido a ingresos monetarios y posesión de bienes duraderos.

Esta medición considera que una persona es pobre si tiene carencias en más de una de estas dimensiones.

Según este índice, entre 2005 y 2012 la incidencia de la pobreza multidimensional se redujo, como promedio para 17 países de la región, desde el 39 al 28 % de la población, cifras similares a las de la pobreza por ingresos.

En todos los casos se registraron descensos en esta medición, correspondiendo los mayores a Venezuela, Argentina, Uruguay, Brasil y Chile.