Escucha esta nota aquí

El exgerente del hotel Las Américas, Hernán Rosell, prestó sus declaraciones este viernes por el supuesto caso de terrorismo ocurrido la madrugada del 16 de abril de 2009 en la que, luego de un operativo policial, murieron Eduardo Rózsa, Árpád Magyarosi y Michael Dwyer. 

El exgerente, que declaró en calidad de testigo del Ministerio Público, dijo que no estuvo esa noche en el hotel pero confirmó el registro de Eduardo Rózsa, bajo el nombre falso de Jorge Flores, junto a Mario Tadic, Elöd Tóásó y los otros dos abatidos.

Rosell ratificó que el vehículo que forma parte de las pruebas del caso y que fue conducido por Rózsa, no había salido del estacionamiento la madrugada del ataque a la casa del cardenal, perpetrado el 15 de abril de 2009.

Por otra parte, el exgerente descartó, sin dar mayores explicaciones, que haya imágenes grabadas por las cámaras de seguridad entre el 14 y 16 de abril, días en los que Rózsa y sus compañeros se habían alojado.

El financiamiento

Rosell informó en el Palacio de Justicia que Luis Hurtado Vaca y Carlos Guillén reservaron las habitaciones para Rózsa y otros extranjeros. Aseguró también que Hurtado pagó tres habitaciones por un mes entre diciembre de 2008 y enero de 2009. 

Nolberto Clavijo, ex funcionario del Gobierno, se registró a las 22:30 del 15 de abril pero se fue sin ser visto y sin pagar, según declaraciones de Rosell.