Con el objetivo de precautelar los intereses del país y de hacer respetar el contrato de compraventa de gas natural con Argentina, el presidente de YPFB, Óscar Barriga, sostuvo que de ser necesario se recurrirá al cobro de multas para que Argentina cumpla con el pago de los $us 256 millones por la compra del energético en abril y mayo.

Barriga señaló que van a actuar de acuerdo con lo que indica el contrato, que estipula cobro de multa y de interés y que en última instancia, luego de haber enviado de forma oficial las notas de cobro y no obtener respuesta, se recurre a las boletas de garantía.

Barriga precisó que espera no tener que llegar a las boletas de garantía y que las autoridades de vecino país cumplan con sus deudas.

“Tengo entendido, según el embajador de Argentina, que en estas semanas cumplirán con el pago de la deuda”, indicó Barriga, a tiempo de aclarar que la relación comercial con Argentina y Brasil es normal y que se están cumpliendo con las nominaciones de gas natural que estos mercados están pidiendo al país.

La autoridad remarcó que el tema de las exportaciones y de las reservas de los hidrocarburos debe ser tratado de forma adecuada y no con propósitos para hacer quedar mal a Yacimientos dando cifras que no corresponden con la realidad y que solo buscan confundir a la población.

Una respuesta más técnica

Sobre la manera de llevar adelante el impasse con Argentina, Hugo del Granado, analista en hidrocarburos, indicó que está bien que se busque defender los intereses de país, pero que no se lo haga mediante la prensa ni públicamente, y que le llama la atención que cuando el Gobierno argentino, los Kirchner, eran amigos de Morales no se hacían públicas las demoras por el no pago del gas natural y no se hablaba del incumplimiento de los cupos.

Del Granado remarcó que las relaciones comerciales deben ser tratadas de forma técnica, seria y reservada y no con un lenguaje amenazante y punzante, algo que no hace bien a las relaciones con Argentina, que es la que mejor paga (cerca de los $us 6) por el millar de BTU.

“En este caso se debe precautelar en la confianza y en una relación comercial cordial, no se debe olvidar que Argentina es un cliente preferencial que nos paga bien, que no merece un trato áspero o agresivo”, sostuvo del Granado.

Para el analista en hidrocarburos Gabriel Gaite el tema del no pago es delicado, que no debería ser usado de forma política, pues en la actividad de los hidrocarburos es normal una mora de dos o tres meses y eso está previsto en los contratos.

Gaite precisó que estos atrasos no son excepcionales, pues el propio Gobierno entrega la renta petrolera a los departamentos productores con dos o tres meses de demora, por lo que considera que el tema no debe magnificarse y debe ser tratado en su verdadera dimensión.

Reserva y producción

Sobre cuándo se sabrá con certeza cuánto gas natural tiene el país, Barriga sostuvo eso será posible entre la tercera semana o fines de agosto.

Cuando se le consultó por qué la tardanza, el hombre fuerte de la petrolera estatal indicó que se tuvo que hacer una modificación en los tiempos debido a que la empresa canadiense Sproule también estaba realizando labores técnicas en el área Aquío-Incahuasi y que debido a esa situación se hizo una adenda para que el resultado de la certificación esté para agosto.

Sobre las declaraciones del senador de la oposición Óscar Ortiz, que asegura que las reservas están por el orden de los 4 TCF, Barriga subrayó que es una declaración irresponsable que no tiene ningún sustento técnico.

“Para hablar de las reservas, antes se tiene que contratar a una empresas reconocida mundialmente que no tenga ningún interés, eso es lo que hicimos nosotros y, por lo tanto, las cifras o números que se den no tienen sentido y solo resta esperar los resultado de Sproule”, remarcó. Al respecto, Gaite indicó que la danza de cifras empezó con el Gobierno, que habló de las reservas recuperables y de las reservas no convencionales, generando expectativas en la población e indicó que ahora que los números parecen no cuadrar piden que se espere la versión oficial de los canadienses.

“Las reservas están ligadas a la producción, entonces se debe ser serios y no dar un baile de cifras”, dijo Gaite.

Del Granado se mostró más desconfiado y sostuvo que no será en agosto cuando se sepa cuánto gas tiene Bolivia y recordó que con la Ryder Scott en 2009 se tardó más de ocho meses de lo acordado para dar a conocer que el país tenía 9,94 TCF en reservas probadas, cuando el primer resultado fue de 8,35 TCF, algo que, a criterio de Del Granado, no convenía al Gobierno.

El analistas puntualizó que mientras no se tengan datos oficiales y concretos, las operadoras serán cautas a la hora de realizar inversiones de magnitud lo que de alguna manera atentan contra la producción.

Para Gaite sería una gran noticia que el país tenga grandes reservas probadas, “pero eso se logra realizando perforaciones e invirtiendo millones”