Escucha esta nota aquí

Diez personas resultaron heridas ayer en un autobús en el norte de Alemania, cuando un hombre armado con un cuchillo atacó a los pasajeros por motivos desconocidos antes de ser neutralizado. 

El ministro regional del Interior de Schleswig-Holstein, Hans-Joachim Grote, afirmó a la agencia DPA que seis personas recibieron heridas con cuchillo y otras tres otro tipo de heridas.

El atacante se encuentra detenido, indicó la misma fuente, que no ofreció ninguna pista sobre el móvil del delito.   
“Los motivos del crimen están por aclararse y son objeto de unas investigaciones en curso”, agregó la policía. “No podemos descartar nada, incluido un motivo terrorista”, declaró la fiscal de Kiel, Ulla Hingst, citada por el diario local Lübecker Nachrichten.

Esta también declaró a la televisión alemana Ntv que no podía decir nada acerca del agresor, “sino que se trata de un hombre cuya identidad todavía no fue establecida”. 

La discal dijo que  los artificieros se desplazaron al lugar para examinar una bolsa sospechosa que había en el bus. Según testigos citados por Lübecker Nachrichten, un pasajero del vehículo dejó caer su bolsa en el suelo y luego sacó un arma blanca con la que atacó a varias personas. El conductor detuvo el vehículo y acabó siendo atacado. Luego abrió las puertas para que los pasajeros pudieran salir.

Espantoso

Según Hingst, fueron los pasajeros del autobús los que redujeron al atacante. Cuando los policías llegaron al lugar lo arrestaron, señaló  el testigo. Lothar H., de 87 años, citado por el Lübecker Nachrichten, contó que “los pasajeros salieron del autobús y gritaban. Fue espantoso. Después, los heridos fueron evacuados. El agresor tenía un cuchillo de cocina".

Aunque todavía no se estableció el móvil del crimen, los hechos ocurren en un contexto de tensión en Alemania.

El caso más reciente fue en junio, cuando la policía anunció haber desmantelado un ataque con una “bomba biológica”, después de arrestar a un tunecino sospechoso de estar vinculado con el grupo yihadista Estado Islámico. El individuo, de 29 años, llegó a Alemania en 2015 y es sospechoso de haber querido llenar el artefacto de ricina, un veneno.

El atentado más grave sigue siendo el atropello masivo en un mercadillo de Navidad en Berlín, en diciembre de 2016, reivindicado por el EI, en el que murieron 12 personas. A finales de julio de 2017, un solicitante de asilo de origen islámico, cuya demanda había sido rechazada, mató a puñaladas en un supermercado a una persona e hirió a otras seis. 

En la mira

Yihadistas miran a Alemania
Alemania está en el punto de mira de los grupos yihadistas por pertenecer a la coalición que combate al grupo Estado Islámico en Irak, en Siria y en la desplegada en Afganistán desde 2001. 

Otros blancos
El yihadismo del Estado Islámico también tiene a Francia, el Reino Unido, Italia, Bélgica y España ante posibles ataques terroristas. 

Alerta mundial
La mayor parte de los ataques utilizan “mano de obra local”.