El Gobierno propuso el pago de un sueldo atrasado y esperar para más adelante el resto adeudado, para solucionar parcialmente la huelga de brazos caídos que mantienen los trabajadores desde hace 4 días.
Así lo manifestaron los fabriles, reunidos alrededor del Ministerio de Trabajo donde se reunieron sus dirigentes con el ministro del ramo, Daniel Santalla, y la ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales.
Consultados los trabajadores de la textilera, aseguraron que rechazarán la propuesta y exigirán el pago inmediato de los cuatro sueldos retrasados.

Durante cinco horas, la dirigencia de Enatex y los ministros debatieron el tema, mientras que las bases marchaban y bloqueaban las calles de la Sede de Gobierno, desde tempranas horas de ayer.

En algunas arterias bloqueadas, la Policía gasificó a los manifestantes, pero estos siguieron con sus medidas hasta pasada las 21:00, pese al frío y la lluvia.

Se observó a 5 fabriles que fueron llevados en ambulancia, tras ser afectados por el gas que les echaron en sus rostros.

El martes, la ministra Morales recordó que Enatex impulsó un plan con la tarjeta 50/100 con el propósito de hacer frente a la iliquidez que atravesaba la empresa y que le impedía cumplir con las obligaciones laborales.

Declaró que hasta fines de diciembre se habían vendido 50.000 tarjetas, lo que posibilitó que en diciembre la textilera pueda realizar un pago semanal. Pidió también suspender sus medidas