Escucha esta nota aquí

Sigue dando lecciones. La presidenta de la República de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, decidió descontarse su sueldo por los días que no trabajó en su país y dedicó el tiempo para asistir al Mundial de Rusia 2018, en apoyo a su selección. Los croatas disputarán la final ante Francia, este domingo (11:00) en Moscú.

La mandataria fue digna de admiración puesto que a diferencia de sus similares, Grabar-Kitarovic corrió con sus gastos de avión (viajó en clase turista) y compró sus entradas para alentar a su selección, comandada por el mediocampista Luka Modric que milita en el Real Madrid.

Los cotejos del Mundial los vivió en las gradas, junto a sus compatriotas. Solo el partido por cuartos de final ante Rusia, Grabar-Kitarovic asistió al palco por invitación del presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

Posteriormente, la presidenta croata no pudo asistir al partido de semifinal donde Croacia venció a Inglaterra (2-1), debido la cumbre de la OTAN.