Escucha esta nota aquí

La imagen de un nietos sosteniendo en brazos a su abuela, enfermad de Alzheimer, se ha convertido en un fenómeno viral. La foto fue tomada la pasada Nochevieja por la prima de 12 años del joven Giancarlo Murisciano y publicada en Facebook.

Giancarlo, de 28 años, tiene en brazos a su abuela Antonia, de 87 años, enferma de Alzheimer. En el pie de la foto dedica unas conmovedoras palabras a su abuelas: «En el pasado tu me tenías sobre tus piernas, ahora lo hago yo abuelita, sin vergüenza y sin temor… para recordar a todos que la vida hay que vivirla y combatirla… en la vida se debe estar presente siempre y en cualquier circunstancia… este es el mi deseo para el 2015: la presencia de alguien al lado que te pueda proteger y confortar, pero también estar feliz y sonriente con nosotros…»

No es de extrañar que la emotiva imagen supera los 435.000 Me gusta.  El joven siciliano aclara que en la foto la mujer no está llorando, sino que es una expresión de pudor y desagrado por su propia debilidad.

Ya había terminado la cena de nochevieja, con los hijos y nietos de Antonia, que camina con mucha fatiga por una reciente fractura en la cadera, entonces Giancarlo la coge con ternura en brazos y mientras espera que la cama sea preparada se sienta sobre una silla, momento que su prima de 12 años realiza la foto.

Giancarlo sabe cómo tratar a las personas frágiles. Ha estudiado Ciencias motoras y trabaja como fisioterapeuta en un gimnasio en Messina (Sicilia). "He crecido en casa de los abuelos. Tenía una habitación en su casa por si tenían una necesidad y para asistirlos de noche, pero han sido ellos los que durante muchos años me han dado más de lo que yo les podía ofrecer".

La foto, en la madrugada de la Nochevieja, habla del paso amoroso entre tres generaciones y está así cargada de gran simbolismo. No en vano está recibiendo aplausos y un sinfín de me gusta en el Facebook.

La abuela siempre está bien acompañada, afirma Giancarlo, "de día no está nunca sola y de noche mi madre duerme con ella". Antonia fue siempre el motor de la familia y ahora son sus hijos y nietos los que se preocupan de ella.