“Señorita, mi padre abusa de mí”, fue la confesión de una alumna a su maestra. Inmediatamente la docente hizo la denuncia, se pusieron en marcha los protocolos y el hombre fue detenido acusado de abuso sexual, con acceso carnal agravado por el vínculo. Antes, la menor se lo había confesado a una compañera.

Según el diario El Clarín, en su testimonio la niña afirma señala que su padre abusaba de ella desde que tenía 7 años (ahora tiene 11) y nunca se había animado a hablar. La menor vivía sola con su progenitor luego de que su madre la abandonara y se fuera a vivir con sus otros hijos a El Calafate. El hecho ocurrió en una escuela de Río Gallegos, capital de Santa Cruz.

El imputado fue detenido y alojado en la Seccional Segunda de la Policía. Todo comenzó cuando la pequeña estaba en un estado que llamaba la atención de una compañera, que es su mejor amiga. Pero poco después rompió el silencio y habló con su maestra. La docente la abordó dado que la niña se mostraba dispersa, por lo que la docente le preguntó si le pasaba algo.

Allí fue cuando la pequeña rompió en un llanto desconsolado. Angustiada, le confesó que su padre abusaba de ella. Ante esto la docente atinó a consolarla, protegerla y contenerla. La pequeña continuó diciendo que ella sabía que todo eso estaba mal, que su entorno familiar desconocía lo que pasaba, publica el diario argentino El Nuevo Día.

Ya en confianza la niña continuó afirmando que no sabía qué hacer, dado que su padre abusaba de ella desde que tenía 7 años de edad. Luego dijo que sus hermanos vivían con su mamá en El Calafate y que la había abandonado desde chica, por lo que no sabía qué hacer, que ya no podía ni dormir con la situación que le tocaba vivir.

De inmediato se dispuso el protocolo de actuación para estos casos, poniendo a la pequeña a resguardo del área de niñez y se ordenó la inmediata detención del padre, cuyas iniciales son J.A.B., en la Seccional Segunda de Río Gallegos, informa la prensa argentina.