Desde la calle se percibía que en la sede social de la fraternidad Bacanes había una celebración especial. Y es que se escuchaba música, había un movimiento inusual de personas y el aroma de algo rico que se cocinaba.

Sí. Era el agasajo que los anfitriones ofrecían a sus esposas. Y lo hacían ‘con todas las de la ley’.

Le entregaron a cada dama una rosa roja y hubo un discurso en el que destacaron el insustituible rol que desempeñan en sus familias y en la sociedad.

A la hora de la cena se sirvieron una rica paella, preparada en el mismo lugar y a la vista de los asistentes.

Fue una bonita jornada en la que las damas Bacanes fueron las aduladas.

Contentos. Adriana Zenteno, Corina Vargas, Verónica Guzmán, Roberto Condigiani y Marcela Tibiletti
Presentes. Grisel Quiroga, Fernando Quiroga, Olivia Parada, Lorena Arenales y Fabricio Rodríguez