El capitán de la selección de Perú, Paolo Guerrero, afirmó este lunes que "claro que es posible" llegar a la final de la Copa América, que se disputará en Brasil a partir del 14 de junio.

A su llegada a Lima para incorporarse a los entrenamientos del combinado peruano, Guerrero reiteró que "definitivamente es posible" jugar la final en el estadio Maracaná.

"Para eso trabajamos. Si jugamos al fútbol es porque tenemos la expectativa de ganar algo importante", dijo Guerrero, quien también es el máximo goleador histórico de la Blanquirroja.

El delantero destacó la ilusión con la que regresa a la selección tras alrededor de un año alejado de las convocatorias mientras terminaba de cumplir una sanción de 14 meses de suspensión por un caso de dopaje aparentemente involuntario.

"Este regreso a la selección es muy emotivo para mí. Estoy ilusionado con hacer una buena Copa América", manifestó Guerrero a su salida del aeropuerto internacional Jorge Chávez, procedente de Brasil.

El ariete, de 35 años, valoró la racha goleadora que ha encadenado desde que volvió a las canchas hace dos meses, donde acumuló nueve goles en catorce partidos con el Internacional de Porto Alegre, el último de ellos este domingo contra el Avaí.

"Estoy muy enfocado, y gracias a Dios las cosas están saliendo bien, de la forma que yo quiero, anotando goles y ayudando a mi equipo. Ahora a seguir igual y trabajar para prepararnos bien para a Copa América", apuntó.

Sobre los dirigidos por el argentino Ricardo Gareca, que se alistan para el encuentro amistoso de este miércoles 5 de junio frente a Costa Rica, Guerrero destacó que es un "un grupo bien unido y bien cerrado" y que, en su gran mayoría, se encuentran "en un buen momento", con pocos lesionados.

El cuadro peruano integra el Grupo A de la Copa América junto al anfitrión Brasil, Bolivia y Venezuela, y su debut será ante los llaneros, el 15 de junio.