The Strongest ruge y se hace sentir en el torneo Clausura. Superó por 2-0 este domingo a un buen equipo de Wilstermann que, pese a tener un mejor rendimiento en el segundo tiempo, se rindió ante la solidez y claridad futbolística del rival, que se pone tercero en la tabla de posiciones.

The Strongest sumó su tercera victoria consecutiva en el torneo, mientras que el equipo aviador cae después de haber tenido una buena racha de tres triunfos seguidos, que lo habían dejado en la punta del Clausura junto a Bolívar, que con su victoria en esta novena fecha frente a Aurora, ahora es el único líder.

En la primera parte, el dominio atigrado no se reflejó en el marcador porque le faltó efectividad a las claras opciones de gol que generó.

Lo ponderable del cuadro aviador fue que presentó una zaga ordenada y muy concentrada en su labor. El aporte del paraguayo Benegas fue vital para reforzar una zona que tuvo mucho trabajo.

La movilidad de Raúl Castro y Ramiro Vaca en el medio campo atigrado incidió en las chances que tuvo el dueño de casa para abrir el marcador. A los 8 minutos, un tiro libre de Jhasmani Campos puso en aprietos al golero Arnaldo Giménez y similares situaciones se dieron después con los remates de Castro y de las posibilidades que generaron los laterales Saúl Torres y Marvin Bejarano, que tuvieron un par de proyecciones que originaron zozobra en el arco cochabambino.

Wilstermann generó poco, pero jamás perdió el control del partido. Por ahí le faltó tener mejor dinámica por derecha con Pablo Laredo y Sebastián Galindo, sin embargo, tuvo una muy clara llegada, a los 40 minutos, cuando un gran pase de Fernando Saucedo dejó a Esteban Orfano en una inmejorable posición de gol, pero que lamentablemente el argentino no pudo finalizar de buena manera.

En el complemento, la historia del partido varió a los dos minutos con el gol de Reina. El colombiano aprovechó un remate desde la izquierda de Bejarano y que sorprendió a mismo zaguero Edward Zenteno, que no pudo rechazar el balón, para definir de cara al arco.

Fue el gol que abrió el marcador y que dio pie para que ambos técnicos reestructuren su estrategia.

Cristian Díaz metió a Cristian ‘Pochi’ Chávez y a Serginho para darle más profundidad al ataque aviador, mientras que Mauricio Soria optó por reforzar el medio con Wálter Veizaga y sumar a Fernando Martelli en la zaga.

Con estas variantes, el partido creció en intensidad y por consecuencia en dinámica. Wilstermann presionó y buscó el empate todo el tiempo, pero un descuido originó, casi al final del encuentro, que un pase filtrado de Reina deje solo a Veizaga de cara al arco, que, ante la salida del Giménez, que había salvado varias veces la caída de su arco, definió por encima del guardameta.

Fue el 2-0 lapidario y que liquidó un pleito muy disputado, pero que dio como ganador a un Tigre, que esta vez mostró un mejor semblante futbolístico.