Escucha esta nota aquí

La Gobernación de Santa Cruz confirmó que todo está listo para lanzar la licitación para la construcción del puente paralelo al actual Foianini, en la zona del Urubó. El nuevo puente, que también se llamará Foianini, unirá los municipios de Porongo y Santa Cruz de la Sierra; ambos se convertirán en una especie de doble vía, pues uno funcionará con carriles de ida y el otro, con carriles de retorno. Su inversión será de Bs 84,2 millones.

La primera licitación, que se tiene previsto lanzar antes de finalizar julio, es para la ejecución del puente, por Bs 60 millones; luego se lanzará otra para la supervisión de la obra, por Bs 4,2 millones; otra para la construcción de los accesos de ambos lados, por Bs 20 millones. El 100% del costo de la obra será cubierto por el gobierno departamental.

El secretario general de la Gobernación cruceña, Roly Aguilera, dijo que se proyecta que la obra arranque a finales de septiembre de este año, para que sea entregado a finales de 2021, tomando en cuenta que el plazo de ejecución será de 20 meses y puede haber contratiempos.

En marzo de 2018, el gobernador Rubén Costas anunció por primera vez la posibilidad de construir un puente paralelo al Foianini. Luego de cuatro meses se lanzó la licitación para el diseño de la obra. El proyecto fue entregado a finales de 2018 y en esta gestión se realizaron las consultas públicas a los vecinos de ambos municipios.

Actualmente, está en revisión la documentación en la instancia nacional para obtener los permisos de la ejecución del puente.

Obra y sus accesos

El puente paralelo tendrá un ancho de calzada de un poco más de 7 metros, una ciclovía de 2,60 m y un área peatonal de 1,50 m.

Según Aguilera, al estar la obra próxima al Foianini se generará el menor impacto posible al medioambiente, pues la conexión se construirá sobre los 50 metros del derecho de vía actual. “La Gobernación creó esta ruta departamental para dar respuesta, en el menor tiempo posible, a una problemática (el caos vehicular) que estaba afectando la seguridad y calidad de vida de las personas”, remarcó.

En cuanto al acceso del lado cruceño, el secretario de Obras Públicas de la Gobernación, Hugo Sosa, dijo que las dos vías actuales que tienen ambos sentidos, serán a futuro carriles solo de ingreso. Añadió que, para la salida se construirá un carril adicional en la parte principal, además, se hará una especie de arco en dirección a la avenida Busch, para habilitar dos carriles más. Esto con el objetivo de direccionar el mayor flujo hacia el cuarto anillo, que es la vía más amplia.

¿Habrá viaducto?

Por la intersección del cuarto anillo y avenida San Martín, cada hora transitan más de 1.300 vehículos, y según un estudio de septiembre de 2018 de la Gobernación, cada día, unos 15.000 autos ingresan al puente hacia Porongo y 12.751 salen.

Ante ello, uno de los problemas con la edificación del puente paralelo será el incremento del flujo vehicular en esta intersección y surgió el debate sobre si es necesario edificar un paso a desnivel en el cuarto anillo; sin embargo, Sosa lo descarta, indicando que, con las modificaciones planteadas en los accesos, que direccionan el flujo hacia el cuarto anillo, no se necesitará un viaducto durante los próximos cinco años. “El tráfico que aporta el Urubó es muy poco. Más aporta el tránsito a los edificios que se están construyendo en la zona. Le aseguro que a un mall le entran más vehículos que al Urubó, por hora”.

El secretario municipal de Movilidad Urbana, Rolando Ribera, dijo desconocer en detalle el proyecto, pero remarcó que desde el inicio el compromiso de la Gobernación fue brindar una solución integral para evitar el caos, lo que implica la construcción de un paso a desnivel en la intersección. “De qué sirve tener un puente gemelo si el único acceso a este es el cuarto anillo y la zona está congestionada”, cuestionó.

El secretario de Comunicación Institucional de la Alcaldía cruceña, Jorge Landívar, dijo que, pese a que se declaró ruta departamental, la Alcaldía cruceña y la de Porongo tienen que aprobar los proyectos de conexión.

Aún en trámite la Licencia

Según la Dirección General de Medio Ambiente y Cambio Climático, la Gobernación entregó este año la documentación del proyecto, que obtuvo categoría 2, es decir, es el proyecto que más estudios especializados exige.

La directora de esta repartición, Alejandra Lora, dijo que aún no se aprobó la licencia ambiental, pues falta el Estudio Evaluación de Impacto Ambiental.

El responsable de Área de Evaluación y Aprobación de Derecho de Aprovechamiento de la Autoridad de Bosques y Tierra (ABT) de Santa Cruz, Didier Guzmán, confirmó que aún no se solicitó el Plan de desmonte no agropecuario del proyecto, requisito importante que, junto con la licencia ambiental, buscan prevenir y mitigar los daños ambientales que se puedan dar.