El municipio de San Matías vive horas críticas. El incendio que afecta a esta región desde hace varias semanas está lejos de ser controlado y las tareas que se están realizando en tierra son insuficientes, por lo que bomberos voluntarios, ganaderos y responsables del Área Natural de Manejo Integrado San Matías (ANMI) piden que llegue ayuda aérea.

Guido Gustavo Lorentzen,  voluntario que se encuentra en la zona de Curichi, a 30 kilómetros de la comunidad La Candelaria, explicó vía telefónica a EL DEBER que el incendio amenaza a varias comunidades. "Hay distintos focos de incendio y lo que necesitamos es apoyo aéreo en la zona del municipio de San Matías".

El riesgo es que el fuego siga avanzando hacia el ANMI, hogar de la paraba azul. "Hay varios animales que hemos encontrado muertos, esto es indescriptible", agregó Lorentzen.

Una toma área del incendio en San Matías. Foto:   Fundación Conservación Loros Bolivia

Aldo Vaca, presidente de la Asociación de Ganaderos de San Matías, dijo que lo que se está viviendo es una "calamidad" y que muchas propiedades han perdido sus cercas y corrales.

"No solo está en riesgo la economía del ganadero sino también la biodiversidad acá en nuestro Pantanal y no recibimos ayuda, con lo poquito que se tiene los guardaparques a punta de matafuegos queremos aplacar el fuego, pero es imposible. Hago un pedido urgente de ayuda aérea", pide Vaca. 

Por su parte, Jhony Salguero, Director de Operaciones de la Fundación Conservación Loros Bolivia, cuenta que tras realizar un monitoreo de la situación de la paraba azul se percataron de la grave situación que se está atravesando en esta área protegida y decidieron quedarse para ayudar a enfrentar la emergencia.

 

Este lugar, amenazado por el fuego, es hogar de la paraba azul.  Foto:   Fundación Conservación Loros Bolivia

 

Un oso bandera fue encontrado agonizando en el lugar.  Foto: Fundación Conservación Loros Bolivia

"Hay fuego por Candelaria, que está muy cerca de la comunidad. El fuego está amenazando también esta zona que se conoce como San Fernando. Los guardaparques aseguran que donde está el fuego ahora no se quema hace 15 o 20 años", cuenta Salguero.

En la zona se ha limpiado la zona de las pozas para que los helicópteros saquen agua y ayuden en las tareas de mitigación, pero hasta el momento no ha llegado ninguna nave. 

Uno de los mayores temores es que el fuego avance hacia el núcleo de ANMI donde está se concentra el mayor porcentaje de población de la paraba azul y es una zona de reproducción de esta especie. 

En la zona se necesita también maquinaria y equipamiento para los bomberos voluntarios. 

Las tareas de lucha contra el fuego se realizan con el apoyo de varias organizaciones. Foto:   Fundación Conservación Loros Bolivia