Escucha esta nota aquí

El agente de Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Felipe Bulnes, afirmó que "ahora corresponde demostrar que Bolivia tergiversa nuestra historia común", en referencia al sustento de la demanda que son los compromisos incumplidos. 

La autoridad, que desde ayer sostiene reuniones en París, Francia, con el equipo jurídico internacional que los representa, explicó que el país debe comprobar "los alcances de las conversaciones e intercambios que han existido entre ambos países para construir la existencia de una supuesta obligación de negociar donde en realidad no la hay".

Conoce más: Bolivia resta importancia a nueva estrategia chilena

Ese será el argumento principal de la contramemoria que Chile debe presentar a la Corte antes del 25 de julio próximo, como parte del proceso de fondo que se instaura después del primer fallo a favor de la causa marítima sobre el recurso preliminar de objeción de competencia. 

"Bolivia pretendía que la Corte reconociera que tenía jurisdicción para establecer que Chile estaba obligado a negociar un acceso soberano para Bolivia con un resultado predeterminado", explica el comunicado del agente chileno. 

Lee también: Bolivia cree que Chile aún no asume derrota jurídica

Los abogados que asesoran al Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet sostienen que en la sentencia del 24 de septiembre, el tribunal "limitó significativamente" el alcance de la demanda boliviana, aspecto que ha sido descartado por el agente nacional Eduardo Rodríguez Veltzé.

Bulnes confirmó que Chile desarrollará una defensa integral, que considerará en esta etapa los elementos históricos, políticos y comunicacionales, tras reforzar su equipo con tres profesionales para que se encarguen de áreas específicas.

Puedes ver: Veltzé pide cautela para el debate público de la causa

En la víspera y tras una reunión con embajadores y el presidente Evo Morales, Veltzé señaló "que Chile, su pueblo y sus autoridades evalúen lo que ellos hacen, nosotros tenemos una conducta frente a la Corte y frente a nuestro pueblo, somos responsables y no tenemos que estar preocupados por lo que Chile hace o dice".